Crepusculo de Navidad


Titulo: Crepusculo de Navidad
Autor: Alone gunwoman
E-Mail:mitzi_mac@yahoo.com
Escrito después de leer la letra de "La hora del crepúsculo" ( Cuya letra
en español llegó a mis manos gracias a Lucy-X), y después de una
profunda exploración interior en busca de mi lado más shipper... No se
si les guste o no, pero espero que lo disfruten, porque posiblemente
sea la unica cosa exageradamente shipper que escriba, debido a lo
difícil que es plasmar en un papél sentimientos más que pensamientos. 

Pero igual y si les gusta me esforzaría por escribir más de esto, aunque
tenga que exprimir un poco más mi ya bastante gastada materia gris y
sobre todo de mi materia roja, con arterias y venas, mejor conocida
como corazón. 

Dedicado a: 

Todos esos shippers irremediables out there... 

Pero muy especialmente a todos esos noromos inseguros que por dentro
tienen un gusanillo shipper (noticia para ustedes: Así como me ven...
Yo antes era noromo!!! ) 

Gracias a Laura, que me hizo pasar de una 50% NOROMO - 50% SHIPPER a
una 20% NOROMO - 80% SHIPPER. 

Gracias a Xochitl y Mariana, que me hicieron pasar de una 20% NOROMO -
80% SHIPPER a una feliz y orgullosa 100% SHIPPER. 

* * * * * 

-----------------------------------------------------------------------

PRELUDIO AL CREPUSCULO 

24 de diciembre, Noche Buena, preámbulo a una Blanca Navidad en
Washington, según el Weather Channel. En las oficinas del FBI algunos
agentes trabajan, pero mientras lo hacen piensan en salir lo antes
posible para convivir con sus familias en Noche buena. Algunos agentes
no tienen familia propia, pero tienen familiares con los cuales pasarán
la noche buena o a los que verán en navidad... En cierto sentido ese
sería el caso de la agente especial Dana Scully, quien hace unos cinco
años perdió a su padre y hace poco más de tres años perdió a su hermana
Melissa, sin embargo conserva a su madre y a sus dos hermanos. Scully
no suele hacer nada en noche buena, suele cenar algo y dormir en su
sofá mientras ve algunos programas navideños, ve las luces de su
arbolito de navidad o envuelve los regalos para el día siguiente,
entoces va a visitar a su familia, compensando un poco la soledad de
la noche buena. 

Y hablando de dormir en sillones hablemos de su menos afortunado
compañero, el agente especial Fox Mulder. El tiene muchas cosas en
común con Scully, entre ellas está el hecho de que perdió a su hermana
y perdió a su padre, aunque en situaciones distintas. Fox Mulder
conserva solo a su madre, ya que Samantha era su única hermana...
Al contrario de la relación que lleva Scully con su madre, la relación
de Mulder con Teena Mulder no es del todo buena, dicha relación se
agravó con el descubrimiento por parte de Fox, de que su madre sabía
que se llevarían a Samantha y de que estubo involucrada con el Fumador. 

En fin, hablando en terminos reales ninguna navidad es tan triste como
la de Mulder y Scully, ya que la soledad y vacío en sus vidas se acentúa
con las festividades. Scully aún conserva algo de espíritu navideño,
puesto que aún le entusiasma poner el arbolito y dejarlo en su casa
hasta que se seque, pero  pasar la navidad con su familia no la hace
del todo feliz, no es facil ver como Bill hizo su propia familia a pesar
de tener un trabajo tan desgastante y estresante como el suyo. 

Ni hablar de Mulder, su apartamento luce igual de desordenado y vacío
ya sea navidad o cualquier otro día del año, y pasa la noche con
insomnio en su sofá como cualquier día de trabajo ordinario. 

Una vez hubo una navidad, en la que Mulder y Scully asistieron a cazar
fantasmas a una casa donde hace tiempo dos enamorados hicieron un
pacto... Jamás pasarían una navidad separados. Aquella navidad Mulder
y Scully aprendieron cosas nuevas sobre la navidad y su verdadero
significado... Ahora ha pasado un año, y si aquellos fantasmas estaban
en lo cierto, muchas cosas podrían pasar esta navidad... 

* * * * * 

EL CREPUSCULO DE NOCHEBUENA 

La mañana se va y llega el atardecer,  todos los agentes se apresuran
a irse a sus casas, no sin antes felicitar efusivamente a sus compañeros
de trabajo. Todos salen entusiasmados y se apresuran por los elevadores
y puertas del FBI, todos... expeto Mulder y Scully, quienes continúan
en el sótano, fingiendo estar trabajando, cuando en realidad cada uno
piensa por su parte que es mejor estar juntos en aquel frío sótano a
estar solos en su casa, sin saber que el otro piensa exactamente lo mismo. 

Scully: <Bien, acepta la realidad Dana, no puedes pasar toda la tarde
fingiendo que trabajas, míralo, a él le da igual si estás aquí o no,
para él no tiene ninguna importancia estar junto a ti en estas fechas,
la Navidad no significa nada para él, es patético de tu parte quedarte
aquí solo para no estar sola en Navidad...> 

Mulder: <Mírate, aquí fingiendo que trabajas y la verdad es que lo único
que quieres es estar con ella esta noche (ups, eso sonó mal), bueno yo
me entiendo... El punto es que no es justo tenerla aquí trabajando cuando
en  realidad yo no estoy haciendo nada. Seguramente ella querrá ir a su
casa a envolver regalos o a llamar a su familia, tal vez invitarlos a
cenar... O.k. No puede ser tan malo, solo dale su libertad, que se vaya
a su casa, no importa que me quede aquí solito, ya encontraré algo con
que distraerme, acabo de comprar un paquete de lápices nuevos que puedo
lanzar al techo... > 

Y por fin Mulder rompe el silencio 

M: <Toma aire, respira profundo, no puede ser tan difícil pedirle que
se vaya aún cuando quiero lo contrario> Scully... estaba pensando...
es Noche buena y... supongo que deberías estar en casa envolviendo
regalos, así que... 

S: <Lo ves Dana, a él no le importa> No hay problema Mulder, no me
molesta trabajar, si quieres que me quede puedo hacerlo... <¿De verdad
quieres que me vaya?> 

M: <No quiero que te vayas Scully pero...> Sería cruel de mi parte
mantenerte aquí en un día como este ¿no crees?, creo que preferirías
hacer lo que haces siempre en estas fechas. 

S: <oh, claro... pasar la noche viendo la televisión acostada en mi
sofá escuchando "... Im dreaming on the white chrismas..." hasta
volverme loca es mi razón de vivir...> 

M: ¿Porqué haces esa cara? 

S: <oh, oh, la enigmatica Dra. Scully hizo una expresión delatora>
¿Qué cara? 

M: Parece que no tienes muchas ganas de ir a casa. 

S: <Como siempre me lee el pensamiento ¿No es lindo?> Para ser
sincera Mulder... bueno... me da igual estar aquí o en casa <mentirosa> 

M: <¿igual? ¿acaso no te importo yo?> Creí que sería mejor tu casa,
con tu arbolito y todo eso... 

S: En realidad esta Navidad no compré un árbol Mulder <¿Increíble
verdad?> 

M: <¿Qué??? Me parece increíble...> Pero... a tí te gustan mucho los
arbolitos, recuerdo que cada año lo compras, lo adornas y lo dejas en
tu casa hasta que se seca... 

S: Sí, pero no este año... 

M: ¿Por qué? ¿Qué te hizo cambiar de opinión? eso sería clásico del
patético y tenebroso Mulder, pero no de ti... <vámos, cuéntame tus
penas... > 

S: <Bien Dana, sé sincera con él, después de todo nada haría más
patética esta noche, no tienes nada que perder...> Mi padre solía
decir que no tenía caso dejar el árbol tanto tiempo, sin embargo me
visitaba junto con madre y cenabamos a la luz de las luces del árbol,
y... era lindo. Pero después de que papá murió, mi madre comenzó a pasar
la nochebuena y la navidad con Bill y su familia... en fin, durante
un tiempo Quequeg  fue el único que estaba conmigo en Navidad, pero él
ya no está... Así que ahora, cada navidad veo el árbol y al mirar mi
casa veo que no tengo a nadie con quien compartirlo, así que... no
tiene mucho caso... 

M: <Vaya... pensé que yo era el único solitario en navidad. Creo que
nunca me había puesto a pensar que tras la fría apariencia de Scully
puede haber una soledad tan abrumadora como la mía...> 

S: Pero no me mires así, no es tan trágico como parece... un árbol no
lo es todo... <pero una compañía sí> 

M: <pero una compañía sí> Bueno... supongo que tienes razón... 

S: Tú deberías entender eso... después de todo tú nunca adornas tu
casa en navidad. 

M: Pero es diferente, <yo soy judío> yo jamás he tenido espíritu
navideño, además no soy bueno para eso de la decoración, sin embargo
tu siempre te emocionas cuando llega el momento de comprar el árbol
y los regalos. 

S: Pues, creo que ya no me emociona tanto... 

M: ¿Sabes que navidad me gustó más que todas? La navidad pasada...
creo que por primera vez me sentí feliz en Navidad. Hace años que no
intercambiaba regalos con nadie... <Lo dije, oh por dios, lo dije...> 

S: <¿dijo lo que creí oir?> Yo... también me alegré mucho esa
Navidad... <¿dije lo que creí decir?> 

M: <¿Porqué nos hacemos tontos? Es obvio que los dos lo disfrutamos
mucho... ¿Porqué no hacerlo esta navidad? Ambos estamos solos y
podría jurar que los dos nos sentimos los tipos más patéticos del
mundo... no tenemos nada que perder... solo nos tenemos a nosotros...> 

S: ¿En que piensas Mulder? 

M: Sabes Scully... lo único que me faltó esa navidad fue adornar un
arbolito... ¿Qué hora es? 

S: Ahm... Las cinco de la tarde... 

M: Aún tenemos tiempo de comprar un árbol, podemos comprar adornos y
llevarlo a tu casa antes de que anochezca... bueno, eso si tu quieres... 

S: <¿Adornarlo los dos... juntos?> 

M: Claro que... tendrías que enseñarme a adornarlo, porque no tengo
práctica en eso... Pero... solo si tú quieres... <Di que sí, por
favor, di que sí> 

S: <¡Cláro! ¡Por supuesto! ¡Sí! ¡Sí!> Si, creo que... sería lindo. 

M: <¿lindo? Tú sí que eres linda...> Pues, vámos. 

S: Hay que darnos prisa si queremos acabar de adornarlo antes de cenar... 

M: <¿Me estas invitando a cenar?> 

S: <¿Porqué se sorprende? ¿Acaso mal interpreté su señal?> ...supongo
que cenaremos juntos... 

M: ¿Es una cita agente Scully? < ¿porqué dije eso? No debo presionarla,
no quiero asustarla...> 

S: <Dios, ¿porqué me presiona de esa forma? ¿no sabe como sufro con
esos comentarios?, debo manejarlo sin que se note...> No es una cita,
así que si tienes otro lugar a donde ir estás en todo tu derecho de... 

M: <lo sabía, hice el comentario equivocado...> No Scully. Tú sabes que
no tengo otro lugar a donde ir, solo era una broma. 

Y así, salieron de aquel frío edificio y comenzaron una búsqueda por
los centros comerciales, no solo buscando un árbol o unas esferas,
sino buscando algo que no encontrarían en ninguna tienda, y que habían
tenido a su lado durante tantos años... 

Cuando el sol enamorado la luna ve
Es un crepúsculo dorado, la cita fiel.
Y anuncia así que llega al fin al corazón,
la llama, la hora del amor... 

Jamás se habían divertido así en tanto tiempo... Scully le enseñó a
Mulder como debía acomodar las esferas y las luces del árbol, pasaron
las últimas horas de la tarde decorando el árbol y dusfrutando aquellos
momentos en compañía del otro... 

Mulder colocó una estrella en la punta del árbol mientras Scully prendía
las luces del arbolito de navidad... 

Mulder se sentó en la alfombra, junto al árbol, y Scully se acercó y se
sentó para hacerle compañía. Miráron el árbol durante un hermoso
instante, solo miraban el árbol, no necesitaban mirarse entre ellos,
ya que sentían su presencia, nada mas importaba, no necesitaban hablar,
podían impregnarse con la presencia del otro sin siquiera tocarse, era
esa magia y esa química que había existido entre ellos desde el principio,
eso que muchas parejas formales no tenían, eso que jamás cambiarían por
nada en el mundo... 

Afuera la tarde comenzaba a morir, dando paso a la noche. La sala se
fue obscureciendo, dejando la habitación alumbrada suavemente solo con
las luces del árbol... Mulder y Scully no habían notado el paso del
tiempo... Los sonidos provenientes del experior se hacían menos fuertes
y el silencio en la habitación crecía, haciendo que Mulder y Scully
pudieran escuchar su respiración y hasta los latidos de su corazón... 

Pero sobre todo escuchan sus pensamientos... 

Scully: <Como siempre analizo... analizo la situación en la que me
encuentro y llego a la conclusión que de seguir así no podré soportarlo
más, daría cualquier cosa por besarlo en este preciso instante, acabaría
de una vez por todas con esa barrera que nos hemos puesto desde hace
años. Pero lo veó aquí sentado frente al árbol y junto amí, tan tranquilo
y feliz,  sintiendo la paz que él siente... y no me atrevo, temo romper
la fina telaraña de tranquilidad y  felicidad en la que estamos
atrapados, temo querer dar todo y en lugar de eso perdérlo todo, y ese
todo es finalmente él... he perdído mucho en esta vida, incluso casi
la vida misma, pero él siempre ha estado ahí, si lo pierdo a él, lo
pierdo todo... Es por eso que ahora que él esta aquí me siento completa,
y por primera vez me niego a pensar que el sol volverá a salir mañana
y que este mundo seguirá girando, daría cualquier cosa por detener
el tiempo... o por que mañana fuera igual que hoy... sé que Mulder y
yo nunca nos separaremos, simplemente no podemos, no importa que tan
lejos o cerca estemos físicamente el uno del otro, siempre existirá
ese vínculo que ha existido desde el principio, estoy segura de ello,
sé que él siempre estará aquí, conmigo... y aún así, a pesar de esa
seguridad, por alguna razón, precisamente esta noche, no quiero dejarlo
ir...> 

Mulder: <Si tuviera que describir lo que siento ahora con una palabra
no podría, no hay palabras... tal vez las hay, pero no soy poéta, ni
pretendo serlo. Solo sé que si pudiera permanecer así el resto de mi
vida lo haría. Sé que hay algo más allá de todo esto, sé que hay
sentimientos más sublimes y aún mas difíciles de explicar, sé que en
este momento podría atreverme a mirar a Scully a los ojos y no decirle
nada, también sé que hasta podría besarla, pero no me atrevería... así
que puedo pasar mi vida pensando en qué se sentirá estar más cerca de
ella, o puedo disfrutar estos pequeños momentos como si fueran los
últimos en el universo, y realmente lo hago, no pretendo forzar
situaciones, no pretendo aventurarme en una búsqueda que puede hacerme
perder todo, perder esos pequeños momentos en los que nos hemos abrazado
por pocos segundos, o aquellos leves roces de sus manos en mi cara o
de sus labios en mi frente, que me son suficientes para sentirme
aceptado y saber que puedo morir feliz, aquellos momentos en los que
no hay compromisos, no hay promesas, simplemente no hacen falta...
y en este momento, miro las luces del árbol reflejadas en su piel, su
mirada perdída en sus propios pensamientos, tan dulce, tan tierna...
y por primera vez quisiera  hacer una promesa, cumplirla por siempre
y no romperla jamás...> 

Ninguno de los dos lo había notado, pero aquel vínculo que los habÍa
mantenido unidos por tantos años estaba haciendose mas fuerte, mas
latente, había un paso más que dar, habría un tiempo para darlo y ese
día había llegado... 

La cabeza de Scully estaba sobre el hombro de Mulder, y Mulder se
había permitido recargar su cabeza en la de Scully. Cuando Mulder
notó eso supo que no había nada que temer... 

Mulder pasó su brazo por la espalda de Scully, hasta conseguir tocar
su hombro y obligarla en cierto sentido a acercarse más a él, como
Scully no opuso resistencia, Mulder acercó su otro brazo, y finalmente
estaban ahí, abrazados, en medio de la obscuridad, junto al árbol de
navidad... 

Pasaron un largo rato, escuchando sus respiración, sintiendo la
presencia del otro. Mulder disfrutaba oliendo el cabello de Scully,
sintiendo su cuerpo junto al suyo... pero solo eso. ¿Acaso no había
sido demasiado tiempo? ¿No había sido demasiado esperar años? Entonces
¿Porqué era tan difícil dar el siguiente paso? Tal vez porque faltaba
algo...algo que siempre servía para acercarlos más, algo que en
anteriores acasiones les había dado la oportunidad de acercarse más,
ese algo... una excusa, un pretexto. 

Porque ¿A quién iban a culpar? ¿A la navidad? ¿Al arbolito? Necesitaban
algo, una razón, podía ser un pretexto grande (como lo fue aquella vez,
en que Scully llegó al departamento de Mulder, para decirle que
renunciaba al FBI... y después aquel pasillo...) o podía ser un pretexto
pequeño (como aquella mano en la espalda de Mulder al cruzar por
alguna puerta)... 

Un pequeño pretexto... ¡Bingo! 

Mulder: <Desde que me desperté esta mañana no he dejado de pensar, de
recordar aquella navidad con Scully... y pensé que la historia podría
repetirse, con algunas variables claro... así que se me ocurrió una
inocente idea, antes de llegar a la oficina me detuve frente a otro
edificio gubernamental, porque llamó mi atención el hecho de que todas
las parejas que pasaban por cierta puerta se besaban... miré hacia
arriba y ví el "pretexto", se trataba de un muérdago que colgaba del
la parte superior del marco de la puerta, así que pensé ¿Cómo se verá
ese muerdaguito en el marco de la oficina?, aún mejor ¿Cómo nos veremos
Scully y yo pasando por la puerta, mientras el muérdago cuelga sobre
nuestras cabezas? Así que simplemente lo tomé sin que nadie se diera
cuenta, y luego proseguí el camino hasta el edificio del FBI. Pero claro,
al llegar a la oficina y sacar con emocion el muérdago de mi saco, me dí
cuenta de que mi intención no era tan inocente y me arrepentí, así que
todo el día he traído guardado aquel muérdago que "tomé prestado" de la
oficina de a lado.  En este momento me pregunto si sería un buen
pretexto...> 

Cuando dos almas que se esperan,se encuentran ya,
en un anhelo de esperanza se unirán.
Buscando siempre en el amor la gran verdad,
te debe traer felicidad... 

Siempre hay algo que interrumpe nuestros pensamientos, a veces es un
simple ruido, y a veces somos nosotros mismos, que ya no queremos pensar
más. En este caso lo que interrumpió sus pensamientos fue un repartidor
de comida china... la cena había llegado. 

Pusieron la comida en la mesita de la sala, y se sentaron de nuevo en
la alfombra para cenar, dando una agradable sensasión de informalidad
e intimidad a la ocasión. 

Hablaban en voz baja, aunque casi no hablaban, mientras cenaban se
comunicaban más con la mirada que con la voz. Prefirieron cenar con las
luces apagadas, la luz del árbol bastaba para iluminar lo necesario, no
necesitaban más luz, así como no necesitaban más palabras. En elgunos
momentos Mulder miraba a Scully sin que ella lo notara, y en otros
momentos Scully lo miraba y él no se daba cuenta... en otros momentos
ambos coincidían al mirárse y no podían evtar una sonrisa de complicidad. 

En algún momento de la velada Mulder miró su reloj, faltaba poco para
las doce de la noche. Miró la mesita y vió que ambos habían terminado,
solo quedaban dos galletas de la suerte y té verde. 

Mulder fue nuevamente el primero en hablar, lo hizo en voz baja,  hablar
en voz alta podía hacerlos despertar de ese dulce sueño. 

M: Bien, ¿porqué no vemos qué nos depara la suerte? 

S: ¿Abrimos las galletas? 

M: Una tú y una yo... 

S: Bien, pero recuerda que no creo mucho en estas cosas... 

Mulder no dijo nada, sabía que Scully era escéptica, y así la amaba,
no podía ser de otra manera. Abrió su galleta y Scully lo imitó abriéndo
la suya. Ambos encontraron un papelito con su destino escrito él: 

"No busques más, la felicidad esta a un lado" 

Mulder miró a su lado y vió a Scully.
Scully miró a su lado y vió a Mulder. 

M: A veces vale la pena creer. 

S: En este momento siento que así es. 

Ahí estaba, de nuevo esa "chispa". Pero había algo que no les permitía
seguir, porque el aceptar aquella realidad les daba miedo, no era fácil
aceptar la razón por la que todo estaba pasando, es por eso que en
ocasiones anteriores, Mulder y Scully habían utilizado algunos pretextos
o situaciones para ocultar sus verdaderas razones. Pero siempre había
resultado bien, ya que aunue algunas veces el acercamiento entre ambos
había sido por culpa de alguna situación externa, ellos sabían que en
realidad siempre tendrían sus propias razones. 

M: <Es ahora o nunca> ...Scully, creo que olvidamos un adorno en
particular. 

S: <¿En un momento como este solo puede pensar en adornos? Bueno, tal
vez sea lo mejor, la verad es que ninguno de los dos está preparado para
esto...> ¿Que adorno Mulder? 

Mulder sacó el muérdago y se lo mostró a Scully, esperando que
comprendiera el mensaje, que comprendiera que, si ambos querían, podían
aprovechar ese pretexto para dar el siguiente paso. Scully comprendió
al instante y no pudo evitar sonreir con nerviosismo. 

Scully tomó el muérdago y caminó hacia el umbral que formaba la puerta
abierta de su habitación. 

S: Bueno... creo que lo pondré aquí arriba... 

Scully no alcanzaba la parte superior del marco de la puerta, así que
Mulder se acercó a ayudarla, se colocó cerca de ella, bajo el umbral
y logró colgar el dichoso muérdago. Scully estaba ya demasiado nerviosa,
porque Mulder no pudo evitar estar demasiado cerca de ella, además
porque había algo aún más inevitable ahora, porque ambos estaban bajo
el muérdago... 

Y, ya nunca el corazón, jamás podrá latir sin tí, sin tí.
Que, ví perdída la ilusión, hoy dulce realidad por tí, por tí... 

El muérdago no fue la razón, es decir, el muérdago no fue mas que un
medio para poder expresar las verdaderas razones, porque aunque no
hubiese habido un muérdago en esa puerta, aquellos dos agentes hubieran
encontrado algún otro pretexto para pasar juntos del crepúsculo de
nochebuena al crepúsculo de navidad... 

Cuando el sol enamorado, la luna ve.
Es un crepúsculo dorado, la cita fiel.
Y anuncia así que llega al fin al corazón,
la llama, la hora del amor... 

* * * * * 

CREPUSCULO DE NAVIDAD 

Era alguna hora de la madrugada cuando Scully se despertó, conciente de
lo que había ocurrido, estaba en su habitación, y estaba sola...
Entonces recordó con temor uno de sus pensamientos el día anterior
¿Acaso al amanecer las cosas vlverían a ser iguales? ¿Tendría que
esperar otro pretexto? ¿Tendría que seguir viviendo de momentos? 

Cuando Scully salió de su habitación se tranquilizó al ver a Mulder
sentado como ayer, frente al árbol de navidad. No supo que decir, así
que solo se sentó junto a él. Hasta que Mulder habló. 

M: Scully... Dime que todo esto no fue producto de una situación...
que no necesitamos pretextos. 

S: Mulder... no sé que decir, solo sé que si ese árbol no estuviera
frente a nosotros entonces tú y yo no estaríamos sentados aquí, pero en
ese caso sé que de todas formas estaríamos en algún lugar, juntos. 

M: ¿Qué quieres decir? 

Scully buscó la forma de explicarlo, y al mismo tiempo buscó una forma
de explicar su teoría... se acercó a él lentamente hasta quedar muy
cerca de él, entonces vió aparecer de nuevo esa "chispa". Mulder se
sorprendió un poco al ver que Scully, de la nada,  lo había besado. 

M: Y eso... ¿Por qué fue? 

S: Porque no necesito un pretexto, porque no quiero tener que asignar
culpas a la Navidad cuando me pregunte porqué lo hice, porque sé que
tengo mis propias razones. 

Mulder sonrió, era como si de pronto hubiera comprendido algo que no
entendió durante años, más bien, sonreía porque por fin se atrevía a
aceptar la verdad, por fin comprendía que tenían razones de sobra para
estar juntos, y eran esas razones las que los impulsaban a buscar
pretextos, pero ya no más, porque de ahora en adelante no irían por
ahí buscando pretextos para pasar la navidad o cualquier otro día de
sus vidas juntos. 

Cuando el sol enamorado, la luna ve.
Es un crepúsculo dorado, la cita fiel.
Y anuncia así que llega al fin al corazón,
la llama, la hora del amor... 

FIN

-----------------------------------------------------------------------
O.k. La verdad es que no me salió como lo tenía planeado, pero tenía el
tiempo encima (¿o que? ¿lo querían para la navidad del 2000?), además
comprobé que soy una papa para escribir escenas shippers, pero igual y
si alguno de ustedes se compadece de este intento de historia shipper
les agradecería un e-mail a: mitzi_mac@yahoo.com 

Por su atención a este relato, gracias. 

Atte. Alone Gunwoman

~ por Angelik en marzo 20, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: