Pusher 3×17


PUSHER: Dos guerreros de igual habilidad luchan a muerte. Uno es un estudiante de budo japonés… la forma de la guerra. El budo enseña al guerrero a mantenerse aparte de la batalla. En otras palabras…
A despreciar su propia muerte. Por eso, el guerrero budo siempre gana. Yo soy ese guerrero. No temo a mi muerte.

Creo que para muchos x-philes, la experiencia Pusher es una de sus favoritas. Amor a primera vista, es casi como si dijéramos que la historia de la serie se divide antes y después de este capítulo. Y como siempre, puede que este exagerando, pero sí estamos frente a un episodio de los grandes, de los que hay que tomar en cuenta y sobretodo permitirse ver una y otra vez. Se trata de uno de los imperdibles de la serie.

Pusher, escrito por Vince Gilligan, uno de los escritores de oro de la serie, creó un clásico instantáneo, logró mostrarnos a los Mulder y Scully que los fans estábamos esperando hace rato.

Y si, este es el capitulo donde los shippers pueden hacer su inicio oficial, pero el episodio es tan bueno, que esto no va a interferir con la historia. No es del tipo de donde solo vamos a recordar un par de escenas con los agentes. Vamos a recordar a uno de los mejores MOTW, un guión emocionante, un final de infarto y claro, unos regalos para los nacientes shippers del universo.

Un encabezado alternativo pudo ser Flukeman regresa, agente del FBI admite su estupidez al dejarlo partido por la mitad.

Un encabezado alternativo pudo ser "Flukeman regresa, agente del FBI admite su estupidez al dejarlo partido por la mitad".

Robert Patrick Modell, tu kung fu es el mejor. Todo el teaser se encarga de mostrarnos que no se tratará de un monstruo deforme que se esconde en las sombras, más bien quedamos confundidos ante la magnitud del operativo para capturar a este sujeto tipo promedio. Luego del azul cerulean nos damos cuenta que todo tenia explicación. Estamos frente a un rival inteligente y poderoso e inmediatamente se nos revela su nombre, Pusher, El impulsor o El embaucador, según sea la traducción. Y esto de ponerse un nombre ya nos lleva al nivel de los comics y aventuras épicas. Gilligan le aposto a una buena estructura.

De nuevo tenemos una muy buena escena en la oficina explicando el caso. Tanto Mulder como Scully se interesan en el caso y no vemos resistencia a si es o no un x-file.

¿Qué? ¿Nunca has visto “Yojimbo”?

¿Qué? ¿Nunca has visto “Yojimbo”?

Obviamente para Mulder será un desafío mental desde el comienzo y ha captado la pista que Modell dejó, esto nos llevara a los samurái sin amo, los Ronin y aparentemente tiene idea de por cual subcultura comenzar a buscar y es bastante sencillo llegar a la otra pista dejada en el camino.

El mismo Gilligan explica la sencillez del argumento, un juego del gato y el ratón, donde Mulder debe seguir las pistas que deja su enemigo y este tiene todo un plan preparado.

Modell es un universo aparte. Brillantemente loco, es el rey del universo y vive en su propio mundo basado en el bushido, con este impresionante poder de inducir a los demás a su voluntad. Los occidentales solemos enamorarnos con las cosas de la cultura oriental. El episodio tuvo ese plus porque en aquella época yo vivía enamorada de todas las cosas japonesas, y aunque el “camino del guerrero” de Modell era el equivocado, me parecía realmente emocionante y con estilo que se hablaran de estas cosas, que de hecho esta mención fue el punto inicial para ir a investigarlas.

Pero Pusher no solo tiene este fantástico guión a la Bruce Lee en la cabeza. Tiene el increíble poder de manipular la mente. Gilligan le da el poder mediante la ciencia, mediante un tumor cerebral, pero hace falta más que una anormalidad física para convertirse en MOTW, se necesita tambien premeditación, uno de los puntos más altos del episodio es ser testigos de cómo Pusher induce a Collins a incinerarse, frente a Mulder, Scully, Burst y nosotros totalmente atonitos. Pero lo más impresionante es pensar en las razones por las cuales Modell hace esto y como desecha una vida para vanagloriarse de su poder. Una de las cosas que más me gustan de la serie es que los MOTW más perversos y malos son los que más común se ven.

Modell es arrestado y apuesta con Mulder, el asunto se convierte en personal. No estamos acostumbrados a ver a nuestros agentes en la corte, pero entendemos que Scully no esta muy contententa con ver como Mulder se desmorona con sus teorías frente a todos. Pero la verdad es que aun comprobando su teoría, no se podría haber hecho mucho, Modell convence al juez y sale en libertad.

Su encuentro con Mulder es bastante importante, prácticamente sellan su duelo y seguramente es algo que estaba esperando, un contendiente a su altura. En esta declaración de intenciones, Mulder hace que Modell mire abajo a sus zapatos y me parece tan increíblemente interesante que este detalle firme todo para los dos. Nuestro agente le hace ver que sabe lo que hace y Pusher puede sentirse retado frente a su descuido y permitir se inducido por su némesis.

En sus roles clásicos, Mulder y Scully discuten sobre la naturaleza de Pusher. Encuentro siempre interesante la forma como él puede hacer el perfil del asesino y adivinar sus movimientos, es la parte de Mulder psicólogo que siempre olvidamos, pero que es vital y siempre presente. Lo que ocurre es que luego se pasa al lado paranormal y es ahí donde nace spooky Mulder.

Scully no cree en el poder de inducción de Modell, ni aun después de ver como este pobre hombre se prendió fuego (escena bastante fuerte, no me quedare sin decirlo), al menos no quiere tener como conclusión al mal de ojo (el famoso whammy de la versión em ingles) y quiere pruebas. Es bueno decir que ambos tienen la razón en esta oportunidad.

¿Donde está Wally? Dave Grohl y su esposa posando para la serie, ¿o tendrían un asunto pendiente en el FBI?

¿Donde está Wally? Dave Grohl de Foo Figthers y su esposa posando para la serie, ¿o tendrían un asunto pendiente en el FBI?

El kung fu de Modell lo lleva al FBI a investigar a su adversario. La escena con Skinner es una de mis favoritas porque siempre he pensado porque Skinner no sucumbió a Modell o si estaba débil para inducir a dos personas a la vez, pero es mínimo gracioso ver como la dignidad del boss baja golpe tras golpe. Mitch Pillegi afirma haber estado incomodo con este ataque a su virilidad.

Descubierto el juego de Pusher y su enfermedad, estamos frente a una muy buena historia, de esas que emocionan y que a estas alturas ya estamos pegados al televisor pensando en cual será el próximo moviento del impulsador.

Matar a Burst es otro de las partes fuertes de la historia, es un terror bastante sicológico, con la sutileza que x-files brindaba en esa época.

La recta final nos lleva al enfrentamiento cara a cara y Mulder debe ir solo a por Pusher convirtiéndose en uno de los momentos más dramáticos en la relación Mulder y Scully como lo hablare más adelante. Siento que como x-phile, firmé un pacto de fidelidad eterna y emocional al ver estas escenas.

Y creo que el secreto es tener a los agentes al límite, esa forma tan personal como Pusher se enfrenta a ellos y como Scully debe ir por su compañero no con la razón, sino por la responsabilidad de nunca abandonarlo. Scully no es de planes en esta parte, solo de acciones y se ve hermosa con la adrenalina al máximo.

Pese a todas las medidas tomadas, Nuestro villano logar hacer las cosas a su voluntad y tenemos el juego de la ruleta rusa. Cuan trastornada estaba ya a esta altura y  es uno de mis finales favoritos. Siempre he agradecido a Gilligan por incluir a Scully y que no se quedara en un asunto de testosterona y nada más. Creo que luego de tres temporadas hemos logrado entender que ella no siempre tenía que quedarse atrapada en el auto o ayudando a algún herido para no ver lo paranormal.

Los tres actuaron increíblemente, David hizo una escena magistral, me gusta como se ve inducido por Pusher, no como la mayoría de veces vemos en las películas, de manera ficticia. David logra ponerle toda la fuerza al juego con su lenguaje corporal. Gillian por su parte logra sacarnos a la Scully frágil y llena de emociones que pocas veces vemos. No tengo palabras para describir todas las emociones sentidas cuando Mulder se dispara y Scully reacciona a eso. Es una escena perfecta, y es todo lo que dire.

Modell sobrevive y pasada la adrenalina llega el momento de las conclusiones, donde al final Scully tenía mucho de razón en las motivaciones de este personaje para crear todo este show macabro. Y es ella misma la que pone el punto final diciendo que no deben permitir que les quite más tiempo. Su final es el olvido y la reducción de todo su poder a un estado casi vegetal. Como dice un amigo, hay peores castigos que la muerte y para un hombre obsesionado con vivir al estilo samurái, este es sin duda el peor.

Respecto a lo shipper

Pusher es considerado un episodio de culto para los shipper del mundo. No es que la chispa entre ellos surgiera de la nada a partir de aquí, pero hay algo de magia en todo el episodio que lo hace tan especial.

Existe una escena aparentemente normal como la de la vigilancia en el teléfono público que es la favorita de muchos

Y si hay té helado en la bolsa puede ser amor. Esta escena tan sencilla en apariencia fue tomada por los radares shipper como la cosa más mona jamás vista antes. Para mí es un vistazo al lado más intimo de los agentes en su trabajo y como son cómodos el uno con el otro. También encontramos rápidamente respuesta a la pregunta de por qué no resuelven toda su tensión sexual de una vez, y es que están sumergidos tan en su trabajo que imaginen, duraron siete años para resolverla.

Otra escena que queda en la memoria es cuando hacen el rastreo de la llamada en el apartamento de Modell. No contiene diálogos, es muy corta y solo es un acercamiento compartiendo el teléfono, pero la magia está ahí presente para hacerlos ver tan bien juntos.

Pero sin duda el último cuarto de historia es por los que los shippers tienen un altar de Gilligan en sus habitaciones.

Mulder le revela a Area 42 su secreto para mantener por tantos años su relación platónica con Scully, arruinar con una frase tipo “Que empieze el espectáculo” sus conversaciones shipper.

Mulder le revela a Area 42 su secreto para mantener por tantos años su relación platónica con Scully: arruinar con una frase tipo “Que empieze el espectáculo” sus conversaciones shipper.

Recuerdo mucho que me impresionó la reacción que tuvo Scully al saber que Mulder iría solo en busca de Pusher. La razón es porque no estamos acostumbrados a que saque sus sentimientos a flote, no de esta forma y prácticamente se derrumbo frente a él. Mulder intenta bromear a su estilo mientras es equipado pero su compañera esta en pánico total y esto no lo habíamos visto de esta forma. Y viene el momento de climax geek-xphile. Mulder entrega su arma y sus manos se tocan. Poesia pura shipper. Nada que hacer, estos dos se aman.

Hay un sentido metaforico en el uso de Mulder de “ojos y oidos” y me parece bastante bueno  porque vimos que Scully en muchos aspectos es los ojos y oidos de Mulder. Ella le indica y traduce a él los resultados de las resonancias de Modell, esto resume perfectamente su trabajo de equipo. Los dos se complementan a la perfección.

Pero hay otro punto al respecto y es el que más me gusta además, porque quisiera terminar el review uniendo la parte de la historia con la shipper. Y eso es, me parece que la genialidad de Pusher como lo dije al comienzo, es que nos da la definición de cómo las cosas deben ser. Tenemos una historia bastante fuerte entre Mulder y Scully, pero jamás se sacrifico la historia. En la escena de la ruleta fueron tres los participantes y su historia nos sigue importando en medio de la emoción de ver a los dos agentes combatiendo sus instintos básicos de no herirse. También esto se logró a la muy bien elaborada actuación de Robert Wisden como Robert Patrick Modell durante todo el episodio. Es uno de mis malvados favoritos, sobre todo en la escena de la ruleta rusa que tanta angustia me hizo sentir.

Pusher se gana mi devoción total por un tremendo villano, unos Mulder y Scully reales y en su perfecto estado creyente, escéptica y un final al límite. En conclusión, una palabra define este episodio. Culto.

PUSHER
Para nunca olvidar: La ruleta rusa, uno de los finales más tensionantes hasta el momento.

Podriamos vivir sin ello: El uso cliché del rastreador de llamadas. No sirvió con Pusher y mató a Burst

FEBRERO 26 1996
3×17
Writer: Vince Gilligan
Director: Rob Bowman

~ por Angelik en octubre 25, 2009.

Una respuesta to “Pusher 3×17”

  1. Wanna be your monkey wrech!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: