Estrella Fugaz/Shooting Star VII


Sigue la magnífica traducción de Paolabaru del fanfic de 1998 Shooting Star, si tienen comentarios y alientos para la traduductora para que nos traiga toda la historia, no duden en dejar su comentario. Feedback please!

Bajar PDF

Estrella Fugaz/Shooting Star 7

Autora : Jenna Tooms

Idioma Original: Inglés

Traducción y Adaptación: paolabaru

Disclaimer : No son míos. Legalmente son propiedad de Chris Carter y Twenthy Century Fox.

Tipo : MSR, Angst, algunos que estarán debidamente marcados son NC-17.

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.

Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic  y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el en la Fanficteca. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato.  El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez  publicando por partes.

Feedbacks: Claro, para ver si vale la pena seguir traduciendo este y luego si puedo otros más

======= Siete =======

Era difícil dormir en este lugar. Por supuesto la habían puesto separada varias celdas de distancia de los dos jóvenes borrachos que eran los otros reclusos de la cárcel, pero Scully todavía podía oírlos murmurar y moverse. El catre era duro y estrecho y el overol naranja picaba.
La letanía interior MulderMulderMulderMulder no cesaba. Es como una droga, pensó Scully. Crees que la tienes fuera de tu sistema, pero una probada y la anhelas tanto como alguna vez lo hiciste.
Ella estaba sobre su estómago con la cabeza apoyada en sus brazos. Su preocupación
por Ben también era incesante. Era un buen muchacho, confiaba en él y sabía que no iba hacer nada estúpido. Skinner podía echarle un vistazo, si se necesitaba, al igual que su madre, o los Pistoleros.
Pero él era un muchacho sensible y ella no sabía cómo estos sucesos – la presencia repentina de su padre en su vida y todo eso – le afectarían. Quería hablar con él sobre ello, hablar seriamente. Ben se abriría, si ella era paciente.
Hay tanto que decir, pensó. Había dejado mucho sin decir, porque le dolía mucho.
Supuso que era ya era de mañana. El amanecer, o poco después. Amanecer de un lunes, cuando normalmente tendría que levantarse en pocas horas, prepararse para ir a trabajar, para ofrecer su primera conferencia a las ocho en punto. Asegurarse de que Ben comiera un buen desayuno en lugar de Pop Tarts y del café que él prefería. Obtuvo sus hábitos de alimentación de su padre, le había dicho una vez a otra madre de familia,  pero había visto tan incómoda a la mujer que Scully nunca había tocado el tema de nuevo.
No sería más fácil explicar a Mulder ahora.
No le importaba. Lo quería a él, su estado mental poco le importaba.
Estaba segura de que podía ayudarlo más que innumerables médicos, o cualquier cantidad de pastillas. Pero incluso si nunca más era el hombre que había sido, a ella
no le importaba. Era Mulder. Y eso era suficiente.
Y todavía no podía entender cómo encajaba Krycek en esto.
Ella escuchó los pasos de la guardia. “Scully” dijo y Scully se incorporó rápidamente. “Los cargos han sido retirados” y abrió la puerta de la celda.” Es libre de irse”
“Los han retirado?”
“Si los retiraron”. La guardia se quedó con la puerta de la celda abierta. “A menos que
prefiera quedarse”
“No, no, claro que estoy feliz de irme. Solo que me sorprende.” Se puso de pie. Su cuerpo estaba tieso debido a la cama incómoda y ella se mareó por un momento. “¿Por qué retiraron los cargos?”
La guardia la miró inexpresiva. “No me dieron los detalles cariño” y agregó “¿Vas a venir o no?”
“Claro, ya voy”. Scully pensaba mientras caminaba por el pasillo, tan contenta como estaba de quedar libre, que algo aún no le cuadraba. Krycek había movido algunas influencias, ensuciado algunas manos, había hecho algo que, sin duda, acabaría al final mal para ella.
Pero, mientras tanto, ella podría recoger sus cosas, alquilar un carro y conducir de nuevo hacia el asilo. Vería a Mulder antes que se acabara el día. Llamaría a Ben. Y trataría de encontrar una manera para llevar a Mulder a casa.
Cuando ya estaba vestida con su propia ropa y en camino de salir de la estación de policía, vio a Krycek descansando en frente al edificio. Estaba comiendo una barra de cereal y sonrió cuando la vio, ofreciéndole, “¿Tienes hambre?” “No, gracias”. El se encogió de hombros y se metió un poco más a la boca. Ella dijo: “Supongo que también tengo que darte las gracias por convencer al asilo de retirar los cargos en mi contra”
“De nada”. Dobló la parte superior del empaque, lo metió en su bolsillo y se puso de pie, sacudiéndose las manos. “Vamos”
“¿Dónde vamos?”
“Te voy a llevar Cove Point. Por ahora Lucas permitirá visitas supervisadas” Él sonrió. “Lo convencí de que me permitiera a mi supervisarlas”, le abrió la puerta. Ella dijo: “Tengo que llamar a mi hijo antes de hacer ninguna otra cosa”
“Está en el colegio. O debería estarlo, a menos que esté evadido”
Scully suspiró. Si Ben estuviera evadido, ella lo averiguaría muy pronto y si no, no tenía sentido llamarlo ahora. “Muy bien” dijo y subió al carro de Krycek.
Habían conducido diez minutos más o menos cuando Krycek dijo, “fui a ver a Mulder anoche. El. . . no está bien, Scully”
“¿Qué quieres decir, con, no está bien?”
“Él no come nada. Todo lo que dice es ‘Quiero a Scully,” eso si dice algo. Está confundido, no responde a las preguntas. Está enroscado en la cama y no quiere moverse. No quiere hacer nada”
“¿No ves lo mucho que me necesita?”, dijo Scully en voz baja, apretando las manos.
Krycek no respondió por un rato y luego dijo: “Si, puedo verlo”
Ella lo miró por un momento y luego miró por la ventana.
“Te debo una disculpa”, dijo Krycek después de un tiempo. “Honestamente pensé que estaba haciendo lo correcto, no diciéndote lo que le estaba pasando. Pensé, que tal vez, podría llevártelo a casa pero ya curado, ¿sabes?”
“¿Por qué?”
“¿Por qué?”
“¿Por qué te importa?”
La miró por un momento y luego se echó a reír tristemente. “Porque si”
Miró por la ventana, mordiéndose el labio.
“Pensé que después de tanto tiempo lo habrías superado, olvidado. ¿Sabes?, seguir adelante, encontrar a alguien más. Supongo que debería haber sabido que jamás te rendirías” El hizo una pausa. “Yo te conozco mucho mejor de lo que crees”
“Si claro”
“Si”
“Entonces también habrías sabido que yo no podía renunciar a Mulder hasta agotar todas las vías. Hasta que lo encontrara a él  o a su tumba. Incluso entonces no hubiera descansado hasta tener los análisis de ADN” Ella lo miró. “Necesito saber que este es el verdadero Mulder. Necesito saber que no me estás jodiendo”
“No lo estoy, Scully”
“Quiero pruebas”
“Cualquiera que sea la prueba que desees, la haremos”
Se dirigieron en silencio el resto del camino hacia Cove Point.
^*^*^*^*^*
El Dr. Lucas no parecía muy contento de verlos. “Me gustaría establecer”, dijo con aspereza, “que esta, es una mala idea”
“No podría ponerse mucho peor”, dijo Krycek, tomando a Scully por el brazo, ella
después de una mirada escéptica, decidió dejarlo. Si Krycek quería jugar a que era un miembro amoroso de la familia, le permitiría hacer eso también.
“¿Cómo está?”
“Sin cambios”, dijo Lucas y los llevó al piso donde estaba la habitación de Mulder. Abrió la puerta y la mantuvo abierta para que Scully entrara.
Mulder estaba acurrucado en posición fetal en la cama. En la brillante luz del día se veía aún más frágil, más delgado, más vulnerable. Él no se movió en absoluto cuando se abrió la puerta, sólo se encogió un poco cuando Lucas dijo: “William, tienes visitantes”
Ella se sentó en la cama de Mulder y le pasó la mano suavemente por su cabello gris. “Mulder”, dijo en voz baja. “Mulder, soy yo”
Estaba de espaldas a ella y no abrió los ojos. Le peinaba con los dedos el cabello y le dijo: “He oído que no has estado comiendo mucho últimamente. ¿No tienes hambre?”
Todavía no se movió, ni respondió, ella suspiró y le frotó la espalda.
“Mulder” susurró. “Mulder, cariño. Hay tantas cosas que necesito decirte. Pero tienes que mejorarte primero. ¿No quieres mejorarte?” Le tocó la mejilla barbada y lo sintió, más que oírlo, suspirar. ¿Quieres comer algo por mí, Mulder?” Su afirmación fue vacilante y se volteó muy lentamente para así poner la cabeza sobre su regazo. “Hambre”, susurró y deslizó los brazos alrededor de su cintura.
Scully dijo a Lucas y a Krycek, que todavía estaban de pie junto a la puerta,
“¿Podrían por favor, traerme algo que él pueda comer? Algo simple como puré de manzana”
Lucas comenzó a protestar, y Krycek interrumpió: “Si no le importa”
“Ya vuelvo”, dijo Lucas, no muy feliz de ser el mandadero y salió de la habitación.
“Ahora sería un buen momento para escaparse” dijo Krycek, con expresión divertida.
“Muy gracioso” Le acarició el pelo a Mulder y le besó la frente. Ella miró hacia la puerta. “¿Cuánto tiempo crees que tenemos?”
“Scully, yo estaba bromeando”
“Lo sé. Quiero ver algo”
“Diez minutos, quizá cinco. No sé”
“Debería ser suficiente. Mulder, cariño, te voy a desabrochar la camisa, ¿de acuerdo? ¿Está bien?”
Mulder asintió con la cabeza y se movió un poco yaciendo más en la espalda, que de lado. Scully abrió la camisa de la pijama de algodón y la empujó a un lado en su hombro.
Sí. Ahí estaba. La blanca y familiar cicatriz donde ella le había disparado una vez, hacía mucho tiempo, para salvarlo. Un clon tendría su tipo de sangre, sus huellas dactilares, su ADN, incluso sus dientes, pero sólo Mulder tendría esa cicatriz. Al menos eso esperaba.
“Mierda”, Krycek dijo suavemente, y ella lo miró. Se había olvidado, por un momento, que él estaba allí. “En realidad lo hiciste. Yo nunca lo creí”
“Tuve que hacerlo”, dijo. “Él me perdonó, con el tiempo”
“Apuesto a que nunca se enojó contigo por mucho tiempo”
“No. No mucho” Le abrochó la camisa a Mulder y el se acurrucó contra ella de nuevo. “Mi dulce y pobre Mulder”, dijo en voz baja. “Voy a llevarte a casa. No sé cómo ni cuándo, pero lo haré”
Mulder rozó la mejilla en su pierna y no dijo nada. No había abierto los ojos en ningún momento.
Krycek se acercó a la cama y se sentó en el suelo. “Scully”, dijo vacilante, “Espero que entiendas lo que conlleva cuidar a Mulder por tu cuenta. Yo lo he intentado, años atrás, cuando estaba mucho peor -”
“¿Por qué lo trajiste aquí? Eso es lo que no entiendo”
“Parecía que era lo mejor que podía hacer. Los tribunales decidieron que no era
mentalmente competente, y este lugar parecía mejor que el asilo del Estado”
“Parece una respuesta fácil”, murmuró Scully. “Nadie entiende su situación, por lo que le declaran demente” Ella suspiró. “Esquizofrenia paranoide. Dios mío”
Krycek dijo. “Ese fue el diagnóstico”
“Su medicación – ¿Sabes lo que hace? En esencia lo mantienen dopado”
“He visto lo que hace.”
“Pero seguramente los médicos podrían ver que no está demente en absoluto, que solo está confundido.”
“¿Quieres tratar de explicar lo que le sucedió, Scully?”
“¿Cómo podría, si ni siquiera sé lo que pasó?”
“Exactamente”
La puerta de la habitación se abrió y un enfermero entró con una bandeja. “El Dr.
Lucas dijo que William quería comer”
“Vamos a tratar de convencerlo”, dijo Scully. “Gracias”. Ella ayudó a Mulder a sentarse, tomando la cuchara y la taza de puré de manzana.
“Toma, mi amor”, dijo. “Mm, te gusta el puré de manzana, ¿no?”
Rodeó la cuchara por el borde de la taza y se la acercó a los labios. “¿No huele bien?”
Mulder separó sus labios y le permitió darle de comer, aunque parecía que no tenía más interés en la comida que en hablar. Todavía no abrió los ojos.
^*^*^*^*^*^
Scully no sabía cuánto tiempo se sentó con él. Se comió sólo la mitad de la taza de puré de manzana y luego le empujó la mano, cuando trató de darle más. Una vez más se acurrucó en su regazo y ella le acarició el cabello hasta que se quedó dormido. Le besó y se deslizó de la cama con cuidado y susurró, “Volveré pronto”. Ella y Krycek salieron de la habitación, y Lucas cerró la puerta detrás de ellos.
¿Y bien? Dijo Lucas “Espero que ahora esté convencida de lo incapaz que sería William de funcionar en el mundo exterior”
“Estoy convencida de que con mi ayuda si podrá”
” Dra. Scully, realmente-” empezó Lucas.
“Yo creo”, dijo Krycek, y los otros dos se detuvieron y lo miraron.
Cruzó los brazos sobre el pecho. “Creo que ella tiene razón”
“¡Oh, no, usted también!”
“Hablo en serio. Creo que la Dra. Scully tiene razón. Creo que le hace bien a William. Y creo que William no está listo aún para salir, pero creo que lo estará, en breve, siempre que se le permita ver a la doctora Scully en forma regular. Una vez a la semana, tal vez, ¿mientras que se termina el semestre académico?”
“Yo puedo tomar libre el próximo trimestre”, dijo Scully. “Podría venir todos los días”
“Eso suena bien”, Krycek. “Sé que le encantaría verte”
“Espere un minuto”, dijo Lucas. “Tenemos políticas. Tenemos reglamentos. Y el estado de Virginia todavía lo considera demasiado peligroso para que salga a la calle”
“Él puede ser examinado de nuevo. Ha estado aquí, que, ¿dos años? Seguramente a usted le gustará probar que su tratamiento es eficaz. A mí de hecho, me gustaría ver alguna prueba eso”, dijo Scully fríamente.
Lucas entrecerró los ojos y le dijo, “Dra. Scully, me gustaría preguntarle de nuevo: ¿Qué sabe usted sobre enfermos mentales?”
“Sé lo suficiente. Alex tuvo la amabilidad de darme algún material de lectura en el camino. Sé sobre su diagnóstico y sé de su tratamiento y sé lo que le han estado haciendo a él. Usted simplemente no quiere admitir que s equivocó y dio un mal diagnóstico”
“William no tiene ningún concepto del mundo que le rodea. Él no puede distinguir
la realidad de la fantasía. Él da respuestas inadecuadas a estímulos ordinarios. Él es un hombre enfermo y peligroso y yo no puedo en buena conciencia permitirle salir”
“Quiero una segunda opinión. Quiero a un médico independiente para hablar con él”
“Cualquier psiquiatra que se valore de serlo le dirá lo mismo”, dijo Lucas. “Esquizofrenia paranoide. Es trágico – tengo entendido solía ser brillante – pero sucede. Y usted no puede cambiarlo, Dra. Scully, con todo el amor y la esperanza y todo lo que usted ofrece. El amor no es una cura”
Scully tragó saliva y miró hacia otro lado por un momento,  Krycek le puso la mano
ligeramente en el brazo. Ella dijo: “Tampoco lo es medicarlo hasta el aturdimiento”
“Puedo ver que no hay como convencerla”
“Tiene razón”
“Dr. Lucas” dijo Krycek, “me gustaría decir otra cosa. Yo sigo siendo su tutor legal, y no necesito de una orden judicial para transferirlo a otro centro. Si lo que se necesita es encontrar un médico más comprensivo, entonces voy a encontrar uno”
“Fuimos lo suficientemente buenos para usted cuando lo trajo aquí”
Krycek sonrió, sin siquiera mirarlo a los ojos. “Eso fue antes”, dijo y tomó la mano de Scully. “Volveremos”
Fuera del edificio, Scully se sentó en la escalera y se llevó las manos a los ojos. “Dios”, susurró. “Esto es una pesadilla”
“Tú sabes que yo te ayudaré todo lo que pueda”, dijo Krycek y se sentó a su lado. “Tengo el dinero para ello”.
“¿De dónde?” Ella tomó alejó las manos y lo miró.
“¡Oh de aquí y de allá. No te preocupes. Es limpio”.
“Debido a que ha sido lavado, supongo”
“Scully”, dijo, “Yo no tengo que gustarte. Simplemente trata de confiar en mí, ¿de acuerdo?”
“Voy a tratar”, dijo en voz baja. “Ahora me gustaría volver al hotel y llamar a mi hijo”
“Dama, el carruaje espera”, dijo y la ayudó a levantarse.
*=*=*=*=*
Le tomó tres intentos para encontrar a Ben en casa, pero Scully supuso que había
llamado muy temprano. “Benjie, cariño”, dijo con alivio cuando oyó su voz. “No vas a creer lo que ha ocurrido hoy”
“La abuela está furiosa. Janine también. ¿Estás bien?”
“El asilo retiró los cargos. Estoy bien. Vi a tu padre. Estamos trabajando en los arreglos para visitarlo, tal vez transferirlo más cerca, a Georgetown”
“¿Cuando lo voy a conocer, mamá?”
Ella suspiró y se pasó la mano por el cabello. “Tengo que contarle acerca de ti en primer lugar. No hemos tenido lo que podríamos llamar una conversación todavía. Él está…está
en muy mal estado, Benjie”
Él suspiró también. “Así que, ¿cuándo vuelves a casa?”
“No lo sé. Unos pocos días más. ¿Necesitas dinero para comprar comida y esas cosas?”
“Estoy bien”.
“Come una fruta de vez en cuando, no sólo pizza y palomitas de maíz, ¿de acuerdo?”
“Sí, mamá.”
“¿Hiciste ya toda tu tarea?”
“Sí…casi toda ”
“Benjie”.
“Mamá, el cálculo es demasiado difícil. Prefiero tomar una electiva –ya tengo todos los conocimientos de matemáticas que necesito”
“Las matemáticas te ayudan a aprender a pensar, cariño. Te enseñan lógica”
“Lo sé, lo sé, lo sé. Eso también dijiste cuando empecé las clases de música. Yo pienso muy bien. Soy muy lógico”
“Sí, lo eres, excepto cuando se trata de tus calificaciones”
“¿Vas a darme un sermón o podemos hablar de cosas importantes?”
“Esto es importante. ¿Qué pasa con tu tutor? ¿Te asignaron uno?”
“Sí, me asignaron una”, dijo con un suspiro.
“¿Y?”
“Ella no va a funcionar”
“¿Hablaste con ella?”
“No tengo que hablar con ella, yo sólo sé”
“¿Por qué lo sabes?” solo silencio en el otro extremo de la línea y Scully dijo, “Ben, no es lógico rechazar ayuda cuando la necesitas”
“Mamá, ella es… Ella es *popular*”
Scully torció los ojos y dijo: “Así que dime, por qué eso es un problema?”
“Nosotros no vamos a tener nada de qué hablar. Ella será condescendiente”
“¿Cómo sabes eso?”
“Porque lo sé, ¿de acuerdo?, conozco a estas personas. Me he pasado con ellos ocho horas por día, todos los días, durante los últimos once años. Yo sé quién es ella y se como es ella y yo sólo. . . Me gustaría evitarme la humillación de que esta niña les diga a sus amigas, las porristas lo tonto que es Ben Scully”
“Tú no eres tonto, cariño”
“Sí, pero tampoco soy el Señor Popularidad”
“Sabes, eres tan parecido a tu padre a veces que asusta”
“No era “El Galán”, ¿eh?”
“No, aunque eso me convenía. No todas las chicas quieren un suave y perfecto galán. Ya sabes, Benjie, nadie dice que tienes que salir con ella. Nadie dice siquiera que te tiene que gustar. Deja que ella te ayude. Necesitas ayuda y ella está dispuesta a dártela” Hizo una pausa y se rió para sus adentros.
“¿Qué?”
“Me di cuenta de que hoy alguien me dijo eso también. Ninguno de los dos confía fácilmente en la gente, ¿cierto?”
“Así que, ¿puedo echarle la culpa a mis genes?”
“Considéralo una condición hereditaria que necesitas superar. ¿La vas a llamar? ¿Harás una cita?”
“Sí, supongo”
“Está bien. Te quiero, cariño. Te llamaré mañana”
“Buenas noches, mamá. Yo también te quiero. Hey, – um – la próxima vez que veas a mi papá, dile – ” Se interrumpió.
“¿Qué?”
“No lo sé. No importa. Él no sabrá acerca de que están hablando, de todos modos. Buenas noches”
“Buenas noches”. Scully colgó el teléfono y se tumbó en la cama, mirando al techo. Le diría a Mulder sobre Ben tan pronto como ella estuviera segura de que él lo entendiera. “Mulder, hicimos un milagro”, ahora no tendría ningún sentido para él.
Sin embargo, tuvo que sonreír. No importaba cuál fuera su estado, Mulder tendría
una reacción interesante con la introducción repentina de un hijo adolescente.

~ por Angelik en diciembre 5, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: