Estrella Fugaz/Shooting Star X


Bajar PDF

Estrella Fugaz/Shooting Star 10

Estrella Fugaz/Shooting Star 10
Autora : Jenna Tooms
Idioma Original: Inglés
Traducción y Adaptación: paolabaru
Tipo : MSR, Angst, algunos que estarán debidamente marcados son NC-17.

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.
Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el en la Fanficteca. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato. El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez publicando por partes.
Feedbacks: Claro, para ver si vale la pena seguir traduciendo este y luego si puedo otros más

===== Diez =====
“¿Alguna vez yo viví aquí?”, preguntó Mulder cuándo se detuvieron en la entrada de la casa.
“No”, dijo Scully, apagando el carro. “Me mudé aquí cuando Ben era un bebé. ¿Te gusta?”
“Es…grande”
“Te va a encantar el patio trasero”, dijo Ben. “Es un patio bien grande”
“Es una casa muy grande”
“Mulder” Scully puso su mano sobre la suya. “Está bien, cariño. Es una casa común. Es tu casa ahora. Este es tu barrio. Tenemos algunos vecinos agradables, te gustarán. Y te encontrarás con tus viejos amigos, también”
Mulder le apretó la mano, mirando hacia la casa. “Es bonita”, dijo en voz baja. “Se ve linda. Parece un hogar. Se ve tal como debería ser tu casa, Scully”
Scully sonrió y abrió la puerta del carro. “Vamos”
Salió del carro también y se quedó un momento en la entrada.
Mulder cerró los ojos y tendió la mano, con la palma hacia arriba, hacia el sol. Se veía pálido y pequeño con la ropa de Ben. La camisa grande, los jeans sueltos en la cintura. Cuando Scully lo tomó del brazo, él pensó que era más para evitar que se cayera que cualquier otra cosa.
“Tu crees que soy frágil”, dijo mientras se abrían paso hasta las escaleras delanteras. El podía sentirla aminorar sus pasos normalmente más rápidos, para que coincidieran con su ritmo más lento.


“No estás en tu mejor estado de salud, Mulder”
“Frágil”, repitió Mulder y la mano de Scully le apretó el brazo.
“Vas a recuperar tu fortaleza. Vamos a cuidar bien de ti”
Suspiró – él no se refería a su cuerpo, sabía que su cuerpo no estaba muy fuerte – pero Scully no quería hablar de eso. Ben estaba abriendo la puerta y la estaba manteniendo abierta para ellos, estaban en casa.
Su hogar. Mulder entró y miró alrededor del vestíbulo. Los pisos eran de madera, las paredes pintadas de blanco con una cenefa de papel tapiz con flores de buen gusto. Había un espejo en el vestíbulo, junto con un perchero con bolas de billar en los ganchos. Mulder se detuvo delante de él.
“Eso era tuyo”, dijo Scully. “Me dijiste alguna vez que la conseguiste en Inglaterra”
“Cuando estuve en Inglaterra?”
“Fuiste a la universidad allí. Universidad de Oxford. ¿Tienes un título en psicología de allí”
“Oh”. Él miró la cara esperanzada de Scully y suspiró. “Yo no la recuerdo, Scully”
“Lo sé. Está bien, Mulder” Tiró de su mano suavemente. “Ven a ver el resto de la casa”
Ben subió las escaleras con las maletas. Mulder pensó que volvería a bajar y se uniría a ellos, pero a medida que avanzaban a través de la casa, el permaneció arriba.
Mientras caminaban por la cocina, la sala de estar, la oficina de Scully, Mulder miraba sobre todo las fotos. Había muchas imágenes de Ben de distintas edades. Había una imagen de Mulder mismo, en el escritorio de Scully. Mulder la tomó y estudió a su yo más joven un momento y luego la dejó. Conocía su propia cara, pero el hombre en la foto era un extraño.
“Mulder?” Scully se le acercó y le tomó la mano. “¿Estás bien?”
“Estoy bien. ¿Quién es ella?” Cogió la foto enmarcada de una niña pequeña, Scully la tomó y suspiró.
“Esta es Emily. Mi hija”
“Pensé que sólo teníamos a Ben”
“Ben es tuyo y mío. Yo no sé quién era el padre de Emily. Yo no la di a luz. Es una historia complicada, Mulder”
“¿Dónde está ella?”
“Ella murió. Está enterrada en San Diego”
El estudió su rostro, le puso las manos sobre los hombros y la besó ligeramente en la frente. “Lo siento”, dijo en voz baja y Scully le sonrió agradecida.
“Fue hace mucho tiempo”
“Todavía te duele”
Ella bajó la cabeza por un momento y luego le miró de nuevo.
“Sí, sí. Pero no tanto como antes. Haber tenido a Ben me ayudó mucho. Tener un hijo mío, que yo sabía que nadie me quitaría, fue lo que más me ayudó”
“Estaba yo allí?”
“Sí. Ahí estuviste”
“¿No te ayudé yo también?”
Ella suspiró y se soltó de sus manos. “Hiciste lo mejor que pudiste, Mulder. Vamos. Hay más que ver en la casa”
La vio salir de la oficina y dijo: “Scully. Cuéntame. Por favor, dímelo. ¿Hubo momentos en los que no éramos amigos?”
Scully giró el picaporte con la mano y dijo: “No. A veces…hubo momentos en que me volvías loca. Había veces que no confiabas en mí. Hubo momentos en que no podía hablar contigo, porque no creía que me hubieras escuchado. Y hubo veces…”
“Dime”, dijo Mulder otra vez, cuando ella no continuó.
“Hubo momentos en que te odiaba”
El se apoyó en su escritorio y cruzó los brazos sobre el pecho. “Yo pensaba que nos amábamos”
“Lo hacíamos – lo hicimos – pero siempre fue complicado”
“¿Realmente me quieres aquí?”
“Sí. Claro que sí. Yo te he extrañado, Mulder, te he necesitado. Te he querido todos los días”
“¿Por qué?”
“Porque yo te amo”, susurró Scully, con el rostro lleno de dolor. “Puedes creer eso?”
Mulder cerró los ojos. “Me gustaría poder recordar.”
“Mulder.”
“Me gustaría poder recordar la primera vez que te vi. ¿Tú me sonreíste, Scully?”
“Sí”.
“¿Y yo?”
“Sí. Me tomaste del pelo. Me gustaste de inmediato”
“Y el amor llegó después”, dijo Mulder en voz baja.
“Después. Pero llegó.”
Mulder abrió los ojos para mirarla otra vez. Había reconocido su voz desde la primera vez que habló. Había reconocido su cara, su rostro amado, a pesar de que había empezado a creer que ese recuerdo era sólo un sueño. Él no podía recordar como se enamoró de ella, o como aprendió a amarla, pero sabía que la amaba.
Y sabía que ella lo amaba, también.
“Apuesto a que yo era imposible a veces,” dijo y sonrió con cautela.
“No más que yo”
“Pero funcionamos de todos modos, tú y yo”
“Sí. Encajamos. Como… las piezas de un rompecabezas”
“Y las piezas juntas eran…?”
“Yo siempre pensé que era algo hermoso”
Mulder abrió sus brazos, se acercó a ella y le tomó la mano del pomo de la puerta. “Muéstrame el resto de tu casa”
“Nuestra casa”, dijo ella y él asintió con la cabeza.
“Sí. Nuestra casa”
^*^*^*^*^*
Eran casi las diez treinta al momento en que terminó la limpieza de la cocina después de la cena y Mulder no podía dejar de bostezar. “No te quedes hasta muy tarde”, le dijo Scully a Ben, tomando a Mulder de la mano para conducirlo arriba. Ben medio gruñó un sí, cambiando los canales en la TV y poniendo los pies sobre la mesa de centro.
Ellos ya habían ido al piso de arriba antes – el cuarto de Ben, la habitación de invitados, el cuarto de Scully, los baños – y Mulder se detuvo en la puerta de la habitación de invitados.
“¿Tienes algo en lo que pueda dormir?”
“Pantalón y camiseta. Mulder -” Hizo una pausa. “Mulder, yo…a menos que no quieras, por supuesto – A mi me gustaría que durmieras en – en – en mi cama. Conmigo”
“Oh”, dijo Mulder. “Muy bien”. Scully se sonrojó, asintió con la cabeza y siguió llevándolo por el pasillo. Su mano temblaba. Se preguntó por qué.
Scully tomó un paquete nuevo de camisetas de la cómoda y se lo dio a él, así como un par de pantalones deportivos color gris, que olían a nuevo. “Toma. ¿Está bien eso para dormir?”
“Sí. Gracias”
“Voy a – ¿Necesitas el baño primero?”
“No, estoy bien”
Ella asintió con la cabeza, llevando un poco de pelo detrás de la oreja y dijo: “Está bien, estaré en el baño. Si necesitas algo, pregunta, ¿de acuerdo?”
“Estoy bien, Scully”
“Yo sé — yo solo -” Ella suspiró y entró en el cuarto de baño.
El se sentó en el borde de la cama con las manos cruzadas. Escuchó los sonidos de ella alistándose, catalogando cada uno. Sabía que los había oído antes, sabía que esta rutina debería ser familiar, que debería saber lo que significaba cada sonido y en qué momento debería esperar que ella saliera del baño.
Pero los sonidos – incluso los olores de ella, de su casa – no le traían nada. Ni siquiera una imagen fugaz de una memoria – a veces tenía alguna, pero siempre volaba antes de que pudiera atraparla, fijarla.
Scully salió del baño, por fin, con el pelo húmedo alrededor de la cara. Sin maquillaje se veía aún más joven, una mujer de cuarenta bien llevados, tal vez, en lugar de – de los que tuviera-.
“Scully, ¿cuántos años tienes?”
“Cincuenta y tres.” Se metió en la cama en el lado derecho y se llevó las mantas a la cintura, sentada con la espalda apoyada en la cabecera.
“Y tú tienes cincuenta y seis”
“Hum”. Y flexionó sus manos, mirándolas. Eran pálidas, delgadas, con venas prominentes. Se preguntó cuánto habrían cambiado desde que era un hombre más joven.
“¿Mulder?” Ella le tocó el hombro y él se puso rígido por un momento, antes de voltearse hacia ella y poner la cabeza sobre su hombro. Cautelosamente le puso un brazo alrededor de la cintura y la atrajo hacia sí y ella puso sus brazos alrededor de él.
“Dana”, dijo y ella se rió. “¿Qué?”
“Casi nunca me llamaste así. Es extraño escuchar que me digas así ahora”
“Scully.”
“Eso está mejor”
“Debe ser por eso que yo no lo recordaba”
“Aunque me sorprende que te acordaras de mí en absoluto. Has olvidado tantas otras cosas”
“Pero no todo”, dijo lentamente.
“No, no todo”
“No estoy seguro de lo que son recuerdos y de lo que son sueños”
“Me imagino que es una combinación de ambos. La memoria reinterpretada a través de los sueños. O como sueños”
“Pero no todos pueden ser recuerdos. Los monstruos y las criaturas -deben ser sueños” Ella no contestó y el la miró.”¿Scully? ¿O no lo son?”
“Yo no…no. No todos ellos. Mulder, hemos visto – tu viste cosas – cosas inexplicables – “
“Criaturas”, dijo.
“Criaturas. Monstruos. Personas que eran monstruos en su interior. Cosas malvadas. Depredadores. Personas que abusaban de los débiles y los vulnerables”
“Pero los detuvimos, ¿no? ¿No era eso lo que hacíamos?”
“Sí. A veces los detuvimos. A veces no. Cómo a los que te llevaron – Nunca he podido averiguar quiénes o por qué te llevaron”
Mulder se estremeció y la apretó con sus brazos. “Yo no quiero hablar de eso”
“Está bien. No lo haremos”
Ella había estado acariciando su rostro y el cabello, su espalda y los brazos, mientras hablaban y ahora lo hacía para calmarlo hasta que dejó de temblar. “Tus sábanas son suaves”, murmuró después de un rato.
“Me gusta una cama cómoda”
“Quiero saber más sobre nosotros. Háblame de la primera vez que nos besamos”
“Bueno”, dijo lentamente, “Habíamos pasado por un momento difícil. Yo pensé que uno o ambos íbamos a morir. Pensé que el mundo entero iba a ser destruido. Había estos – se que suena tan ridículo cuando le digo a la gente sobre eso, incluso Ben no me cree del todo – “
“Estás dando vueltas”, dijo él y se rió.
“Está bien. No más vueltas. Hace mucho tiempo, algunos hombres hicieron un mal arreglo pero fuimos rescatados – salvados – antes de que llegara la hora de pagar. Tú y yo fuimos rescatados, literalmente. Y cuando salimos de esa confrontación, sabiendo que estábamos vivos y seguros y que el mundo seguiría igual a como siempre había sido…” Hizo una pausa, sonriendo. “Ambos estábamos heridos. Tiznados, porque había habido un incendio. Estábamos cansados, hambrientos y agotados.
Nos quedamos en medio de la luz de las llamas – había gente vitoreando alrededor de nosotros – y tú que me sostenías fuertemente. Te miré y nuestras miradas se cruzaron y fue como – como si nunca nos hubiéramos visto el uno al otro antes. Como si todos los muros que habíamos construido se vinieran abajo. Como si cada razón por las que éramos sólo amigos fueran completamente destruidas.
Me tomaste la cara entre las manos y dijiste: ‘Ahora tenemos un futuro’. Y yo dije, ‘Sí’. Y tu dijiste, ‘Compártelo conmigo, Scully’. Y yo dije, ‘Sí’. Y entonces nos besamos”
Mulder la había tomado de la mano mientras hablaba, enlazando sus dedos con los de ella y ahora le apretó ligeramente. Ella sonrió y lo apretó también.
“Siete años de dedicación y pasión”, dijo ella en voz baja. “Fue…todo un beso”
“¿Largo?”
“Largo. Ansioso. En una escala del uno al diez fue de al menos cinco mil”
Mulder se rió y después de un momento Scully también. “¿Qué pasó después?”
“Oh… Nos tomó varios días poder llegar a casa. Teníamos que depender mucho de la bondad de los que nos rescataron. Tú no estabas muy contento con eso. Y cuando llegamos a casa y les contamos a nuestros amigos lo que había sucedido, sonaba inverosímil, incluso para nosotros. Y luego fuimos a mi apartamento a dormir por dos días o más…y cuando despertamos, no podíamos dejar de hablar.
Había tantos planes para hacer. Hablamos de lo que habíamos pasado, sobre las cosas que nos habían sucedido mientras estuvimos separados. Tú lloraste y yo te sostuve. Yo lloré y tú me quitaste las lágrimas con besos. Me dijiste una y otra vez que no teníamos nada que temer nunca más”
“Lo siento, estaba equivocado”, dijo Mulder en voz baja.
“No podías haberlo sabido. Yo también pensé que estábamos a salvo”
Mulder cerró los ojos y suspiró, más triste por la historia de lo que había pensado que estaría. “¿Cuánto tiempo tuvimos? Antes de que – antes de que me llevaran?”
“Setenta y nueve días. El tiempo más feliz de mi vida”
“¿De veras?”
“Oh, sí. Amándote – Ni siquiera puedo ponerlo en palabras. Creo que no dejé de sonreír, en todo ese tiempo. No creo que alguna vez haya reído tanto. Era como que teníamos que compensar todo el dolor que habíamos vivido, todo el daño que nos habíamos causado el uno al otro. Hicimos el a- recuperamos el tiempo perdido”
“Hicimos el amor”, dijo él en voz baja y suspiró.
“Sí”
“Concebimos a Ben”
“Sí. Y esa es la parte que siempre me ha aturdido. Pensamos que no podíamos tener hijos. Creo. . . mientras yo estaba con los rebeldes me dieron algo, que me dijeron que me protegería. Fue un -me abrió los ojos, por así decirlo. Pude ver quiénes eran los invasores y quienes estaban de nuestro lado y quienes eran la gente normal. Abrió mi mente de extrañas y maravillosas maneras. Fue como tomar una droga que aclaraba todo. Y yo creo que me curó. Me hizo algo. Me hizo muchas cosas. Nunca he estado enferma desde entonces, ni siquiera una resfriado”
“¿Me lo dieron a mí?”
“No. Me pregunto si lo hubieran hecho… Bueno, no tiene sentido especular sobre eso”
Mulder le acarició el brazo. Tenía la piel fina y suave, salpicada de pecas, de color dorado cremoso en la tenue luz de la lámpara de la mesa de noche. Él se sentía tan cálido y seguro como si estuviera envuelto en una manta. Scully, pensó, cómodamente, mi Scully, que me ama.
“Tienes que decírmelo todo”, dijo. “Todo sobre nosotros. Todo sobre ti”
“¿Y tú? ¿No quieres saber de ti mismo?”
Se revolvió un poco y dijo: “No”
“Mulder…”
“No es interesante”
“Ah, ¿no lo crees? No quieres oír hablar de tu familia o tu infancia o algo así?”
“No mucho”
“Bueno, supongo que no se te puede culpar por eso” Ella le besó la cabeza.
“Todo a su debido tiempo, supongo. Cuando estés listo”.
“Pero quiero oír hablar de Ben. Dime todo acerca de Ben” Él bostezó, y ella lo besó de nuevo.
“Mañana. Vete a dormir, Mulder. Te amo, cariño”
“Te amo”. Mulder bostezó y cerró los ojos. Scully apagó la luz.

~ por Angelik en enero 18, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: