Estrella Fugaz/Shooting Star XIII




Bajar PDF

Estrella Fugaz/Shooting Star 12

Autora : Jenna Tooms
Idioma Original: Inglés
Traducción y Adaptación: paolabaru
Disclaimer : No son míos. Legalmente son propiedad de Chris Carter y Twenthy Century Fox.

Tipo : MSR, Angst, algunos que estarán debidamente marcados son NC-17.

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.
Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el en la Fanficteca. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato. El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez publicando por partes.
Feedbacks: Claro, para ver si vale la pena seguir traduciendo este y luego si puedo otros más

Estrella Fugaz/Shooting Star 12
Tipo : MSR, Angst, algunos que estarán debidamente marcados son NC-17.

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.
Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el en la Fanficteca. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato. El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez publicando por partes.
Feedbacks: Claro, para ver si vale la pena seguir traduciendo este y luego si puedo otros más.

===== Trece =====
El lunes por la tarde estaba tan suave y primaveral que Emma sugirió que tuvieran su sesión de tutoría afuera. Ella y Ben salieron al césped en frente del colegio y se sentaron debajo de unos olmos y cuando terminaron de hablar sobre sus lecciones de cálculo y de Inglés, se sentaron en silencio durante un tiempo, disfrutando del sol. Ben como de costumbre, había traído su guitarra al colegio, así que la sacó de su estuche y empezó a tocar.
“Está lindo”, dijo Emma. “¿Cómo se llama?”
“No tiene título todavía. Es algo que ha estado en mi cabeza por un par de días”
“¿Va a ser una canción sobre tu familia?”
Ben pronto se echó a reír. “Lo dudo”
“Simplemente pensé – con todo lo que está ocurriendo -”
“Una canción sobre mi familia no tendría ningún sentido”
Emma le escuchó tocar unos minutos más y luego dijo: “¿Nunca me vas a decir lo que está pasando?”
Ben dejó de tocar y se frotó los callos en la punta de los dedos con el pulgar. “No tendría ningún sentido”, dijo otra vez, en voz baja.
Emma no dijo nada – solo recogió su mochila, se puso de pié y comenzó a irse rápidamente.
Ben la vio irse por un momento y luego recogió sus cosas y empezó a correr tras ella. “Emma”, dijo. “¡Emma!“

Ella se volteó hacia él. “¿Por qué me odias?” -preguntó ella. “¿Qué hice para que me odies?”
Ben la miraba estupefacto, sosteniendo su guitarra como un torpe bebé. “Yo – Yo no te odio”
“Entonces, ¿por qué me tratas así? Como si fuera estúpida – como si fuera una niña tonta y frívola – como si mis sentimientos no importaran!”
“Tú sabes que hablo contigo, más que con cualquier otra persona. Yo no sé lo que esperas que haga – abrir mi corazón sólo porque tú me lo preguntas? No funciona de esa manera, Emma, no sé por qué crees que debería”
“Si somos amigos de verdad yo no debería tener que preguntar”
Ben suspiró y abrazó a su guitarra más cerca. “Tú quieres que seamos amigos?”
“Pensé que ya lo éramos”, susurró con dolor. “¿Me equivoco?”
“Mira… Me gustas. De verdad. Es sólo – soy quien soy y tú eres quien eres – esto no funcionaría”
Emma se secó los ojos con los dedos y dijo: “Yo no entiendo. No eres más que Ben y yo soy solo Emma. Qué más importa?”
“Es fácil para ti decirlo”, dijo Ben, preguntándose si era posible que ella no le gustara, solo un poco, por su porte y su belleza y la seguridad que tenía de su lugar en el mundo. “Tu sabes que es mucho más fácil para una reina cruzar las barreras de clase de lo que es para un plebeyo”
“¿De qué estás hablando?”, dijo Emma y luego, “Oh. Metáforas. Quieres saber algo, Ben Scully? Tú cargas con toda esta alma torturada-mística, pero la verdad es que hay mucha gente ahí fuera con tanto dolor como tú y más. Y le gustas a la gente mucho más de lo que quieres admitir. No eres ni la mitad de lo solitario y misterioso de lo que crees que eres”
Ben abrazó aún más su guitarra y bajó los ojos. “¿Crees que todo lo que soy es una pose? Yo sólo quiero que me dejen en paz”
“Lo que explica por qué cargas una guitarra y dejas todo claro luciendo torturado y trágico”
“Mira”, dijo, “cuando has sido molestado tanto como yo, por idiotas que sólo les gusta oírse hablar a sí mismos, también te gustaría que te dejaran en paz”
“Esa cosa punk que hiciste el año pasado era sólo un llamado de atención”
“Tú no has vivido mi vida, no me juzgues, ¿de acuerdo? No me conoces. No sabes quién soy”
“Sí,” dijo Emma. “Y si sigues actuando así, nadie lo hará, tampoco”
“Hay cosas peores que ser solitario”
“Nombra una”
Eso detuvo en seco a Ben. A menudo pensaba que había cosas peores que la soledad, pero nunca se había molestado en hacer una lista de ellas, ni siquiera para sí mismo. Y
ahora sólo podía pensar en una.
“Estar muerto”, dijo y Emma resopló.
“Para un hombre inteligente puedes ser increíblemente denso. Increíblemente”. Ella comenzó a alejarse de él, pero se detuvo y se volteó. “Si todavía estás enojado conmigo por eso con Patrick Doonan cuando teníamos seis años entonces – entonces sigues siendo un niño, Ben. ¿Quieres que me disculpe? Estupendo. Lo siento. Siento no haber hecho nada. Sé que debería haberlo hecho. Me gustaría haberlo hecho. Pero apuesto a que nunca te has dado cuenta de que Patrick Doonan no te ha molestado desde entonces”
“Bueno… No es muy obvio”, murmuró Ben.
Emma cerró los ojos por un momento, luego los abrió y dijo: “Imbécil!”
Ella comenzó a caminar hacia el estacionamiento.
Ben tomó una respiración profunda y corrió tras ella. “Emma. ¡Emma!” Ella se detuvo y lo miró, su rostro ilegible. “Emma. Mi padre desapareció antes que yo naciera y yo solo lo conocí hasta el sábado y ahora está en casa con nosotros y él fue lastimado – muy lastimado – y es realmente difícil, Emma. Yo no sé qué decirle o de que hablar, ni nada. Y en un par de días todos sus viejos amigos vienen a reunirse con él y van a esperar que todo sea como era antes – ellos van a esperar que él sea igual a como solía ser – y nada va a ser, como solía ser. Y van a estar decepcionados y mi papá es – él es tan frágil”
La cara de Emma se había suavizado con cada palabra y cuando él se detuvo le puso su mano en el brazo. “¿Cómo está tu mamá?”
“Mi mamá está bien. Mi mamá puede con cualquier cosa”
“¿Cómo estás?” -susurró-.
Los labios le temblaron y finalmente soltó la guitarra, para tomarla solo por el cuello con una mano. Él dijo: “Estoy bien” y comenzó a llorar.
Emma era casi de su altura, por lo que no hubo inconveniente cuando ella puso sus brazos alrededor de él y le empujó suavemente la cabeza hacia su hombro.
Él sólo la abrazó y lloró.
^*^*^*^*^*
Scully estaba leyendo el periódico en la mesa de la cocina cuando Ben llegó finalmente y ella dijo, tratando de que no sonara demasiado a reproche “Llegas tarde”
“Lo siento. Estaba hablando con alguien”
“¿Quién?”
“Oh… Emma. Emma Hicks” Empezó a rebuscar en la despensa y le dijo: “Mi tutora de cálculo”
“¿Y cómo vas con eso?”
“Voy bien. Mamá… Ella es la chica. La muchacha de la que te hablé ayer”
Scully sonrió. “Ya veo. O sea que esa parte va bien también?”
“Creo que sí. Sí. Todo va bien”
“Bien”
“¿Dónde está Mulder?” Espero que no se haya aburrido demasiado hoy, sin ninguno de los dos aquí”
“Cuando llegué a casa el álbum de fotos estaba fuera, por lo que no, no creo que se haya aburrido. Está dormido – o lo estaba cuando miré”
Scully se echó a reír un poco. “Él nunca dormía. Al menos casi nunca”
“Tal vez sea su manera de deshacerse de las drogas que tenía en su cuerpo”
“Supongo. Debería agradecer que no es peor, entonces”
“Él va bien, ¿no? Físicamente?”
“Físicamente, necesita ganar más peso, pero duerme con facilidad y – um – todo lo demás parece estar funcionando normalmente. Físicamente él está bien”. Ella suspiró “Mentalmente…sólo el tiempo lo dirá”
“Gracias por no ser demasiado gráfica”
“De nada”. No había mucho sobre lo cual ser gráfica. Las funciones del cuerpo de Mulder eran normales y regulares por lo que ella podía decir, para alguien con tan poco apetito. No se quejaba de ningún dolor o molestias – de hecho, no se quejaba de nada. Comía lo que se le ponía delante, dormía cuando se acostaba, se vestía con lo que ella sugería. Era como si él no estuviera preocupado por su cuerpo, solo respondiendo a sus necesidades sin preocuparse mucho por ellas.
Eso la hubiera preocupado, pero su mente estaba alerta y curiosa, así que ella pensó que tal vez sus tendencias de profesor distraído habían finalmente salido a la luz. Había antecedentes después de todo, de Mulder olvidándose de comer y vistiendo la misma ropa durante varios días. Por ahora, bastaba con que él era consciente de su entorno, que no mostrara ninguno de los síntomas de esquizofrenia, en la que Lucas había sido tan insistente, incluso puede ser que algún día deseara tener sexo con ella de nuevo.
Scully cerró los ojos y cuando volvió a abrirlos fue para ver a Ben untando mantequilla de maní en unas galletas. Se había servido un vaso de leche y ya tenía un bigote de leche. Ella dijo, “Estoy agotada y necesitamos ir a comprar comestibles. Pidamos pizza para cenar esta noche”
Ben bebió su leche rápidamente y dijo: “Nunca voy a decir no a eso”
“¿Quieres pedirla? Dos medianas y una botella de gaseosa serán suficiente para nosotros”
“Muy bien. Cuál le gusta a Mulder?”
“Pepperoni”, dijo Scully de forma automática y Ben sonrió. “Bueno, algunas cosas nunca se olvidan”, dijo ella mientras dobló el periódico y se levantó de la mesa. “¿Me avisas cuándo llegue?”
“Claro”. Se metió en la boca otra galleta cubierta de mantequilla de maní.
Scully subió a su habitación. Mulder seguía dormido, tendido de lado, con su cabeza apoyada en el brazo. Siempre le había gustado verlo dormir, incluso mucho antes de que fueran amantes. Cuando dormía todos sus miedos y problemas desaparecían durante un tiempo, estaba sereno y más hermoso que nunca.
Y estaba hermoso ahora, incluso con su muy corto pelo gris y su rostro tan delgado, que su piel se tensaba sobre sus pómulos. Ella lo observó por unos momentos más, entonces cambió su ropa de trabajo por unos leggings y una camiseta y se sentó en la cama. Se acomodó más cerca de él, acurrucada cerca de su cuerpo y con la cabeza recostada contra su pecho.
“¡Qué buena manera de despertar”, murmuró Mulder.
“Depertaste. Hola”
“Hola. ¿Tuviste un buen día en el trabajo?” Su mano vagaba alrededor de la cintura y al final se posó suavemente en su estómago.
“Estuvo bien. Todo el mundo está siempre hiper-activo al final del trimestre”
Le acarició el estómago y dijo: “¿Otra vez, qué es lo que haces?”
Ella se rió. “Enseño patología – autopsias – en la Academia del FBI”
“Por qué la gente muere”, dijo en voz baja.
“¿Cómo se mueren. ¿Por qué se mueren era tu trabajo”
“Hum”.
“¿Qué hiciste hoy?”
“Miré tus álbumes de fotos. Tienes un montón de imágenes de Ben”
“Es algo del único hijo, creo”
“Y vi un poco de televisión”
“Ah… Un día completo de programación de alta calidad…”
“He encontrado un canal de películas muy bueno. Vi el final de algo en blanco y negro y el comienzo de algo en color y luego me quedé dormido”
“Tuviste un día emocionante”
“Fue como el tuyo. Estuvo bien. ¿Estás cansada, Scully?”
“Sí”, murmuró. “Estoy cansada”
“¿Puedo preparar la cena?”
“Oh… le dije a Ben que ordenara pizza. No tenemos mucho en la alacena ahora y yo no tenía ganas de cocinar. Si hubiera sabido que querías…”
“Oh. Está bien. Quizá en otra ocasión?”
“Claro…”
“Era buen cocinero, Scully?”
“No realmente. Pero si que podías hacer la mejor de las pastas”
Sus ojos ya se habían entrecerrado. Pensó que podía dormirse en ese mismo momento. “¿Qué tal si haces una ensalada para nosotros esta noche?”
“Muy bien”. Una mano seguía acariciando su vientre y la otra subió a masajear la parte posterior de su cuello. “estas muy tiesa aquí”
“Tensión”.
“¿Quieres que te masajee los hombros?”
“Mm… Sí…”
Sus manos la tomaron por los hombros y los empezó a frotar, suavemente, tan diestro como siempre lo había sido. Ohh. . . como había extrañado sus manos. Ella suspiró con satisfacción. “Mm, Mulder, se siente tan bien”
¿Lo es?”
“¡Oh, sí…”
“¿Te gusta cuando masajeo tu barriga?”
“Sí”.
Movió una mano hacia abajo, de nuevo a su estómago y empezó a frotar lentamente en un suave y amplio círculo. Ella dijo adormilada, “Cuando Benjie era un bebé yo le hacía esto cuando él tenía dolor de panza”
“Apuesto a que le ayudó mucho”
“Yo creo que sí”
Le dio un beso en su oreja y le susurró: “Te extrañé mucho hoy”
“Yo también te extrañé”. Ella le acarició el brazo que yacía sobre su vientre.
“¿Fuiste al banco hoy?”
“¿Qué? ,oh, no. Yo no sé Mulder, la idea de ese dinero me incomoda. Quién sabe de dónde provenga”
“Entonces tendríamos que utilizarlo en algo que valga la pena. Como el mandar a Ben a la universidad. Como hacer algo que siempre hayas querido hacer”
Ella sonrió. “La única cosa que siempre he querido hacer es tenerte de nuevo en casa”
Sus manos se detuvieron, la apretó contra él y le besó un lado del cuello. “Scully – Yo – hay algo que quiero preguntarte”
“Sí, Mulder?”
“¿Tú honestamente estás contenta de tenerme aquí? Aunque yo sea…diferente?”
“Mulder…”
“Siempre oigo decir la gente, él solía ser brillante. Solía ser un genio…”
Ella se volteó para mirarlo a los ojos y él le sostuvo las manos contra su pecho. “Tú eres tú, Mulder. Eres tú. Eso es todo lo que me importa. Sigues siendo mi dulce Mulder. Y sí, sincera y realmente estoy contenta de tenerte aquí”
El estudió su rostro y le tocó la mejilla con sus dedos.
“Eres tan bonita”, dijo y Scully sonrió.
“Gracias”
Mulder le frotó las manos sobre la espalda. Dijo en voz baja, “Scully…te he echado tanto de menos hoy. Odio cuando me dejas”
“Lo sé. Yo odio dejarte. Pero me gusta mi trabajo, Mulder. Y siempre vuelvo a casa”
“¿Siempre regresarás a mí?”
“Sí”
“¿Siempre me encontrarás cuando esté perdido?”
“Oh, sí, Mulder. Siempre”
Estaba temblando y Mulder le susurró: “¿Qué pasa? ¿Tienes frío?” mientras le acariciaba la espalda.
“No”, murmuró: “No tengo frío” Ella le pasó la mano por el pelo y lo tomó por la nuca. Él tenía la piel fresca y suave y la miraba a través de los párpados entrecerrados.
“Scully”, susurró, y ella gimió porque su voz, oh, su voz, cada vez que él decía su nombre con esa voz…
“Mulder,” respondió ella y le dio un beso con la boca abierta.
El jadeó con voz entrecortada y sus manos se apoderaron de su cintura. Por un momento ella pensó que él iba a apartarse de ella, pero sólo la abrazó y la besó. La besó lentamente al principio, con incertidumbre, pero luego aumentó su confianza.
De todos los delicados besos que se habían dado durante los últimos días, Scully consideró que este era el verdadero primer beso, el primer beso del Mulder que ella recordaba. Extendió sus rodillas para descansar su peso sobre ellas, sostuvo la cabeza de él entre sus manos y le comenzó a besar el rostro. Lo besó en los ojos y la nariz y luego en sus amados y dulces labios, él gimió en voz baja y movió las manos más arriba, hasta justo debajo de sus pechos.
“Scully – Yo -”
“¿Qué, Mulder?” Sus orejas sabían un poco a jabón. Ella le rozó la oreja y él gimió de nuevo.
“¿Esto está bien? ¿Estás segura de que esto está bien?”
Ella le sonrió. “¡Oh, Mulder… Esto está bien. Esto está increíblemente bien” Ella le echó el pelo hacia atrás y le besó a lo largo de la frente. “¿Está bien para ti?”
A esto él sonrió y la apretó ligeramente. “Oh, claro que sí”. Él le pasó los dedos debajo de la barbilla y la llevó de nuevo a su boca.
Abajo se oyó el timbre de la puerta y ambos se congelaron.
“La pizza”, dijo Scully.
“La cena”
“Ben nos está esperando – ¡Oh, Dios, Mulder, nunca he tenido relaciones sexuales con Ben en la casa, tal vez deberíamos ir a alguna parte -”
Oyeron a Ben subir rápidamente las escaleras y llamar a la puerta del dormitorio.
“¿Mamá? Mulder? La pizza está aquí”
“Ahí vamos”, dijo Scully y miró a Mulder ligeramente exasperada.
“Nos vemos aquí más tarde”, dijo Mulder y Scully se rió y le besó la punta de la nariz.
“Ven, vamos a comer”
Se levantaron de la cama y bajaron a la cocina. Él le tomó la mano mientras bajaban las escaleras.

~ por Angelik en enero 29, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: