Estrella Fugaz/Shooting Star VX


Bajar PDF

Estrella Fugaz/Shooting Star 15
Autora : Jenna Tooms
Idioma Original: Inglés
Traducción y Adaptación: paolabaru
Disclaimer : No son míos. Legalmente son propiedad de Chris Carter y Twenthy Century Fox.

Tipo : MSR, Angst!!

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.
Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el foro. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato. El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez publicando por partes.
Feedbacks: Claro, para ver si vale la pena seguir traduciendo este y luego si puedo otros más
===== Quince =====
Martes por la mañana y Ben llegó al colegio con más ansiedad de la habitual. Una cosa era hablar durante horas después de clases con una chica – y otra muy distinta hablar con ella durante unos minutos delante de sus amigos.
No era algo totalmente planeado, pero Emma le había dicho: “Nos vemos mañana antes de clases, ¿vale?” y él había respondido: “Bien”. ¿Entonces se suponía que él debía ir a buscarla al lugar habitual donde ella hablaba con sus amigos? ¿O sería ella la que iría a buscarlo? ¿Y si él iba a las canchas y ella iba a los bancos, bajo el roble y se cruzaban sin encontrarse?
Entonces se fue a su casillero y allí estaba Emma, bonita y fresca con jeans sueltos y una camiseta amarilla de margaritas. Ella le sonrió. “Hola, Ben”
“Hey.” Sonrió de nuevo. “¿Cómo es que siempre me ganas?”
“Llego temprano para conseguir un buen puesto en el estacionamiento y hacer la tarea en la biblioteca hasta que la gente empieza a llegar. Tú caminas, ¿no?”
“Sí. Sólo tenemos un carro”
Ella se acercó a él y le dijo en voz baja, buscándole la cara con los ojos, “¿Cómo están tus papás? ¿Están bien?”
“Están bien. Se estaban haciendo ojitos el uno al otro esta mañana en el desayuno, lo que fue bastante raro – mi mamá no es del tipo que hace ojitos-, pero lo que es aún más raro fue que mi papá se levantara temprano a hacer el desayuno”
“¿Estuvo rico?”, preguntó Emma con una sonrisa vacilante.
“Estuvo delicioso. Hizo omelettes. Estaban incluso mejores que los de mi mamá. Esa es otra cosa: ayer por la noche nos fuimos de compras al supermercado, solos él y yo y no fue terrible. Fue genial. Nosotros, como que…realmente hablamos”
“Eso es lindo”
“Sí”, dijo Ben con timidez y se volteó a abrir su casillero.
Emma lo miró por un momento y luego dijo, “Dime algo”
“¿Uh-huh?”
“Tus padres, parece que se aman”
Ben se detuvo y la miró. “Sí,” dijo en voz baja. “Creo que sí”

“Que bien. Incluso después de todo este tiempo y todo lo que ha sucedido”
“Sí”. Había algo en sus ojos, algo triste y doloroso, él dudó antes de ponerle el brazo sobre los hombros. “¿Qué te pasa?”
Ella acercó la mano a su pecho y apoyó la cabeza sobre su hombro.
“Mis padres se están divorciando”, dijo en voz baja. “Mi mamá se está mudando. Ella dice, – nos dice a Zoé y a mí que esto no tiene nada que ver con nosotras, que ella solo quiere algo más – y que ya no ama más a mi padre – y todo lo que puedo pensar es, ¿por qué? ¿entiendes? Ellos han tenido una vida muy normal”
“Tal vez es por eso”, dijo Ben en voz baja y le pasó los dedos por las puntas del rizado cabello que era de color oro. Ella tenía el pelo más largo de cualquiera que hubiera conocido. “Tal vez es más difícil hacer que el amor dure cuando no hay nada que lo amenace realmente. Si mi mamá y mi papá hubieran estado juntos todos este tiempo, tal vez para este momento no lo estarían. ¿Crees que tiene sentido?”
“Sí,” dijo Emma y sollozó.
“Siento lo de tus padres, Em”
“Sabía que lo ibas a entender”
“Ese soy yo, el Sr. Comprensivo”
Ella sollozó y se rió, en ese momento sonó la campana. “¡Maldita sea!”, dijo ella, cerrando los ojos.
“Sí”. Ben no quería dejarla ir. Su cuerpo era fuerte y cálido y olía como la miel. Su suave mano se sentía total y completamente bien sobre su pecho.
Sin embargo, ella suspiró y dio un paso atrás, recogió su mochila de donde estaba en el suelo. “Está bien. Me tengo que ir. ¿Quieres que almorcemos juntos?”
“Eso sería genial”
“Está bien. ¿Dónde nos encontramos?”
“Yo te busco. ¿Qué clase tienes justo antes?”
“Química, en el D-24”.
“Está bien. Te veré afuera”
“Muy bien”. Ella no quería irse y Ben le puso la mano en el hombro y le dio un apretón.
“Shoo, fuera. Vas a llegar tarde”
“Tu también”. Ella comenzó a caminar, se devolvió y lo abrazó firme y rápido y corrió hacia la escalera más cercana.
Ben estaba en su casillero, atónito y encantado, hasta que la segunda campanada
le sacó de su ensoñación. Tenía que correr para no llegar tarde.
^*^*^*^*^*
De once de la mañana a doce del mediodía, era la primera hora de oficina de Scully durante su jornada. Ella no esperaba a nadie – la mayoría de sus estudiantes habían venido el día anterior, en grandes grupos, para prepararse para sus exámenes finales. Había ensayos en su escritorio y algunas preguntas preliminares para el examen final en su computador, pero no podía concentrarse. Apenas había podido pensar durante su conferencia de la mañana, había perdido el hilo de lo que decía varias veces, hasta que uno de sus estudiantes le preguntó si tenía que sentarse.
Era extraño sentirse así, pero no desconocido. El sexo con Mulder la primera vez, hace diecisiete años, la había convertido en gelatina, también.
¡Qué caso perdido que había sido ella al día siguiente! Embobada y un poco tonta y tan
feliz que casi no sabía qué hacer con ella misma. Había tomado de la mano a Mulder al entrar al edificio Hoover, sabiendo que todo el mundo estaba mirándolos y sin importarle quien los viera. “Todos nos están mirando”, le había dicho Mulder, por un lado de la boca como una caricatura de gesto conspirador.
“Bien”, le había respondido ella y él se rió y la atrajo hacia sí y la besó fuerte en los labios, en frente de los turistas y de los guardias de seguridad y de todos los demás que no tenían idea de lo cerca que habían estado todos de la aniquilación. Mientras que el beso duró todo el mundo los estaba mirando y mientras ese beso duró Scully sintió lástima de todos por no ser amados así.
A pesar de todo, era un buen día. El primero de muchos días buenos, el primero de los que ella esperaba serían infinidad de días buenos. Incluso cuando la historia comenzó a saberse y ella temía que alguien podría romper su promesa y entonces contar exactamente cuál había sido el papel que los dos agentes del FBI habían jugado, había habido muchos, muchos días buenos.
A menudo se había preguntado si alguien lo había contado todo y había sido por eso que se habían llevado a Mulder -pero eso no tenía sentido para ella. Bueno, nada de eso tenía sentido, que Ellos – los siempre presente Ellos, los Ellos, que se negaron a admitir la derrota – se llevaran a Mulder en primer lugar. O ¿qué esperaban obtener?, Acaso habían pensado que ella se volvería loca sin Mulder y por lo tanto, finalmente ella se rendiría
Sin Ben podría haber pasado, pensó. Pero Ellos no se esperaban eso.
Ella sonrió un poco, recordando lo que le había contado Ben de su conversación con
Krycek en una cafetería, cómo Krycek había dicho que nadie esperaba que Ben existiera.
¡Sorpresa!, pensó, mirando la foto enmarcada de Ben al lado de su computador y su sonrisa fue completa, lo que pasaba por lo general cuando contemplaba el milagro que era su hijo.
Ella nunca pensó que él existiría, tampoco y le había parecido demasiado esperar no sólo que existiera, sino que fuera fuerte y guapo aparte de inteligente. Pero aquí estaba Ben. Un último regalo de los rebeldes que les habían ayudado.
¿O fue él el último? ¿El hombre misterioso que había puesto a Mulder al cuidado de Krycek, quienes habían sido, para quién habían estado trabajando? Y ¿alguna vez regresarían?
Ella suspiró y se volvió de mala gana al computador. Realmente necesito trabajar un poco. Pensó.
Pero alguien llamó a su puerta y ella se alegró por la distracción. “Adelante”
Esperaba que fuera uno o más de sus alumnos, o, posiblemente, la secretaria del departamento, pero no era ninguno de ellos. “Hola, Scully,” dijo Walter Skinner,
y por un momento estuvo muy sorprendida como para sonreír.
“Walter. Hola. Ha pasado un tiempo”
“Sí. ¿Puedo?” Se sentó en la silla delante de su escritorio.
“Oí que finalmente regresaste a la ciudad y pensé en pasar a saludar”
“¿Hiciste todo el viaje hasta aquí sólo para decir hola? Sabes que eres siempre bienvenido en la casa”
“Pensé que sería mejor venir aquí”, pasó los dedos por el borde de su escritorio. “Entiendo que Mulder regresó”
“Sí. Volvió”
“Uh-huh” Adelante y atrás sobre la el borde de madera. “¿Cómo está?”
“Está bien. Su salud es buena. Su -” ella tomó una respiración profunda, “su memoria está regresando”
“¿Su memoria?” Quien le había dicho que Mulder estaba de vuelta obviamente había dejado por fuera algunos detalles.
“Hay muchas cosas perdidas. Pero estamos trabajando en ello”
“¿Pero él está bien?”
“Está bien. Es realmente maravilloso”
“Ya veo” finalmente, dejó de moverse. “Me alegro. He estado preocupado por ti, tu sabes”
“Yo sé”. Se inclinó hacia delante. “¿Por qué no vienes mañana por la noche? Los Pistoleros vienen, vamos a cenar juntos. Será como en los viejos tiempos”
Él dijo, “Yo no creo que deba”
“Ben te echa de menos”
Skinner, suspiró y dijo, “Yo también lo extraño, pero creo que bajo las circunstancias, será mejor que me mantenga apartado”
“Walter. Una propuesta de matrimonio no significa que ya no somos amigos”
“Tal vez. Pero una propuesta de matrimonio, más Mulder volviendo a tu vida, si lo hace”
“Walter”
“Estoy feliz por ti, Scully. De veras. Yo sé lo mucho que lo extrañaste. Pero creo que pasará un tiempo antes de que los visite de nuevo”
“Lo siento. Realmente lo siento”
“Yo también”, él se levantó, se detuvo y se inclinó sobre la mesa para darle un beso en la mejilla. Scully aceptó su beso en silencio y lo vio irse con verdadera tristeza. Había sido un buen amigo todos estos años, sensible y comprensivo y su propuesta había salido de la nada, sorprendiéndola completamente y por supuesto, ella se había negado.
Nunca quise que se enamorara de mí, pensó y suspiró; su necesidad de Mulder intensificada por este encuentro. Me gustaría que fuera verano…me gustaría poder irme a casa temprano…
Dos de la tarde. Dos de la tarde era lo más temprano que podía salir y no se sentirse demasiado culpable.
Y sería al menos una hora antes de que Ben volviera a casa. Más si se quedaba hablando con su nueva amiga.
El día ya estaba mejorando. Ella sonrió y respiró hondo, se dirigió al computador, decidido a hacer al menos, la mitad del examen final antes de su próxima conferencia a las doce y media.
^*^*^*^*^*^
“¿Cómo te vas para tu casa hoy?” Preguntó Emma, mientras ella y Ben comían su almuerzo sobre la hierba en el patio del colegio.
“Igual que siempre. Caminando”
“Puedo llevarte. No hay problema”
Ben estaba acostado de espaldas, con los brazos bajo su cabeza, cerró los ojos y sonrió. “No te preocupes. En serio. No es tan lejos”
“Porque es que yo quisiera como…conocer a tus padres”
Los ojos de Ben se abrieron. “Oh. ¿Hoy?”
“¿No quieres que los conozca?”
“Yo realmente no había – quiero decir, yo lo había pensado, pero no así…tan pronto”
“¿Por qué no?”
“Emma… Yo no sé si conocer a mi papá ahora, sería buena idea. Para ambos, tu y él”
“¿Por qué? ¿Crees que lo podría asustar?”
“No… “
“¿O que él me podría asustar a mí?”
“No seas tonta, Emma”
“No seas tonto tú”
Ellos se miraron en silencio, a continuación Emma dijo: “Mira. Tu ya conociste a mi papá”
“Y causé una súper buena impresión, ¿no?”, dijo Ben con sarcasmo.
“- Y no vas a conocer a mi mamá muy pronto, así que… así que yo quisiera conocer a tus padres”, añadió con una sonrisa: “Y a cualquier otro miembro de la familia que quieras”
Ben le devolvió la sonrisa y rodó sobre su costado, hacia ella. “Tengo cuatro padrinos. Los Pistoleros, que son 3, son maravilloso, pero bastante extraños, a su manera. Podrían asustarte -pero son realmente muy agradables”
“Yo no tengo miedo de nada”, dijo Emma, riendo, y Ben se rió con ella.
En un momento se dieron cuenta de que no estaban solos y Ben miró a las personas nuevas, incómodo. Eran unas amigas de Emma, unas chicas bonitas y muy animadas, que siempre le hacían sentirse fuera de lugar y torpe.
“Hey Trina, dijo Emma, no sonaba más feliz de verlas que Ben. “Hey, Alyssa”
“¿Dónde has estado? Te guardamos el asiento en la cafetería y todo”, dijo Trina.
“Yo les dije que no almorzaría con ustedes hoy. ¿Conocen a Ben? Este es Ben”
“Hey”, dijo Alyssa en voz baja.
“Hola”, dijo Ben.
“Uh-huh”, dijo Trina. “¿Cómo nos dejante plantadas hoy? Tenemos todos esto para planificar, tenemos todo el verano por delante y aún no hemos decidido nada”
“Creo que voy a hacer algo más que ir todo el tiempo al centro comercial este verano”, dijo Emma en voz baja.
“¿No quieres bajar a Isla Trinidad conmigo de nuevo este año?”
“Mm y entonces pasar todo el tiempo en el centro comercial de Isla Trinidad. No creo”
Trina clavó el talón de su zapato en la hierba un momento y luego dijo: “Así que prefieres pasar el tiempo con este perdedor que con tus amigos”
Los ojos de Emma flamearon y ella dijo, poniendo una mano sobre el brazo de Ben cuando él empezó a levantarse, “No molestes a Ben. Él nunca te ha hecho nada”
“Su sola existencia me ofende”
“¡Oh, supérate!” dijo Emma. “Eres una chica en un colegio grande, en una ciudad grande, en un mundo muy grande, Trina, en el que ni siquiera piensas, o del que ni siquiera sabes nada – y nada de eso está en un jodido centro comercial “
“Sí, tu sí que sabes de joder”, se burló Trina.
“Hey, amigas, ¿qué pasa?”, dijo Alyssa en voz baja.
“Vete a hacerlo con el equipo de fútbol”, dijo Emma con disgusto. “Vete a hacerlo en el estacionamiento. Vete a hacer lo que haces siempre, porque ¿sabes qué? Tú nunca vas a cambiar. Vas a tener cuarenta y cinco años y seguirás preocupándote acerca de los colores de pelo y las tinturas. Quiero hablar con alguien que tenga algo de profundidad, aunque sea por una vez. ¿Por qué no vas a hablar sobre brillos y esmaltes con alguien que le importe?”
“Perra”, dijo Trina.
“Oo, súper vocabulario,” dijo Emma, con los ojos como encendidos. “¿Tú misma lo pensaste o fue tu mamá la que te lo enseñó?”, Trina la miraba, con el pecho palpitante y se volteó murmurando: “¡Vamos, Alyssa”, le puso el brazos sobre el hombro mientras se alejaban, “creo que Emma prefiere a los nerds sobre personas que si valen la pena”, Alyssa la siguió, pero miró a Emma con cierta nostalgia, pensó Ben.
Emma cerró los ojos y se veía que estaba tratando de calmarse. Ben le puso la mano sobre la suya y cuando ella no se apartó él le puso un brazo alrededor. Ella apoyó la cabeza en su hombro y él se alarmó al ver lágrimas en sus pestañas. “¿Estás bien?”, susurró.
“No.”
“Tengo que decirte, Emma, eso estuvo impresionante, nunca había visto a nadie vencer a alguien así, excepto a mi mamá”
Aún con lágrimas en los ojos ella se rió y dijo: “Siento que hayas tenido que ver eso. Es
algo que veía venir hace mucho tiempo. Las personas que encajaban con uno cuando tenías diez años, no siempre encajan más, cuando tienes dieciséis”
“Lo sé. Lo sé. Gracias”
“¿Por qué?”
“Por defenderme”
“Trina es una snob. Y también ignorante. Ella cree que la capital del mundo es la sede principal de Gap”
“Eso fue una de las cosas más geniales que he visto. Eres muy fuerte”
Ella lo miró, con la cabeza aún en el hombro. “Tú no eres un nerd. Y tampoco un perdedor”
“No hay nada malo con ser un nerd”. Sonrió un poco.
“Bienvenida al otro lado, Em”
Ella miró las hojas de roble encima de sus cabeza y dijo: “Te apuesto a que seré mucho más feliz aquí”
*~*~*~*~*
Scully esperaba – bueno, al menos un poco – que Mulder la estuviera esperando en los escalones de entrada de la casa. En lugar de eso lo encontró en la cocina, preparando la cena.
Su sonrisa fue amplia y genuina, cuando la vio. Se limpió las manos con una toalla y la abrazó con fuerza.
“Te ves tan linda que no sé si deba besarte”
“Tienes”, dijo Scully, entonces él la besó. “Mm… Es bueno estar en casa”
“¿Tuviste un buen día?”
“Estuvo bien. Fue un día normal. Vi a un viejo amigo hoy, por primera vez en mucho tiempo”
“¿No está bien eso?”
“Normalmente lo sería, pero tuvimos un – un malentendido hace unos meses”
“No estoy seguro de entender lo que dices”, dijo Mulder en voz baja. Sus manos estaban masajeándola suave y maravillosamente los hombros, Scully suspiró y se apoyó en él.
“Me pidió que me casara con él”, murmuró, “y quedó muy herido cuando le dije que no”
Mulder suspiró también y dejó de frotarle los hombros. “¿Por qué dijiste que no?”
“Porque no es correcto casarse con alguien, cuando estás enamorada de alguien más” Ella lo miró, apretando un poco más sus brazos alrededor de su pecho. “No crees que debería haberle dicho que sí, ¿verdad?”
“No… Sólo si tu amigo pudiera haberte hecho feliz”
“No tan feliz como soy ahora, aquí contigo, abrazándome” Ella empezó a frotar su pecho en círculos lentos con la palma de su mano. “Yo no cambiaría esto por nada”
Él puso su mano sobre la que ella tenía en su pecho y le dijo: “Baila conmigo, Scully”
Ella se rió. “No hay música”
“Voy a tararear”. Empezó a tararear algo y empezaron a balancearse, así ella decidió preguntarle luego, cuando había aprendido a bailar el vals.

~ por Angelik en febrero 16, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: