Estrella Fugaz/Shooting Star XVII


Bajar PDF

Estrella Fugaz/Shooting Star 17

Autora : Jenna Tooms
Idioma Original: Inglés
Traducción y Adaptación: paolabaru
Disclaimer : No son míos. Legalmente son propiedad de Chris Carter y Twenthy Century Fox.

Tipo : MSR Angst!!

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.
Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el foro. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad en algunos miembros del foro, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato. El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez publicando por partes.
===== Diecisiete =====
Algo había pasado entre los chicos entre la charla de todos en el jardín y cuando Mulder llamó a cenar. Scully frunció el ceño, tratando de establecer que era. No se habían peleado. Estaban sonriendo, se tocaban las manos, se miraban uno al otro antes de que alguno hablara. Emma parecía que estaba a punto de estallar en risas y Ben se veía -¿Cómo, exactamente?-
Igual que Mulder todo ese tiempo atrás, cuando la había besado por primera vez.
Scully dejó el vaso y tosió en la servilleta y Ben dijo preocupado: “¿Mamá? ¿Estás bien?”
“Bien”, dijo ella y se apoyó en la mano de Mulder, que le frotaba la espalda confortándola. “Bien”
Bueno, tenía que ocurrir algún día, ¿no? Ella siempre había sabido y había confiado en que, alguien vería en Ben lo que ella: que era un inteligente, guapo e interesante joven, que bien valía la pena amar. Ella siempre se dijo que daría la bienvenida en sus vidas a quien Ben escogiera amar, a pesar de sus temores por su frágil corazón. Era natural, lo que se esperaba, el círculo de la vida y todo eso.
Miró a su hermoso bebé, que la seguía observando con atención para asegurarse de que aún respiraba y sonrió. “Lo siento. Tragué demasiado rápido”
Él asintió con la cabeza, bajando la mirada a su plato y Scully pensó, ya no es un bebé. Está en camino a convertirse en un hombre. Ella suspiró, mientras la mano de Mulder seguía acariciándole la espalda, suavemente. Ella lo miró, preguntándose si también él lo sabía y vio en su sonrisa que sí, que lo sabía.
“No te atragantes, Scully, no sería bueno”, dijo solemnemente y ella le tocó la mejilla.
“Lamento haberte asustado. Estoy bien” Bebió un sorbo de jugo y cuando la mano de él tomó la suya debajo de la mesa ella se aferro a la de él. “Es una linda noche. Vamos a dar un paseo después de comer “
“Nosotros podemos limpiar”, dijo Ben rápidamente y luego miró a Emma. “¿Está bien?”
“Claro”, dijo Emma.


“Gracias, Benjie”. Scully se dio cuenta de la manera en que Emma sonrió al decir su nombre y se preguntó si ella también transformaría ese nombre en un término de cariño, cargado de significados y matices de nadie más comprendería. Mulder le había dicho, hace mucho tiempo, “Llegué al punto en que cada vez que te digo Scully quiero decir algo más: amor, cariño, querida, muffin “. “Muffin”, había repetido ella, riendo y se había burlado de él llamándolo “Pastelito”, durante una semana.
Scully miró a Mulder de nuevo, apretándole la mano por un momento. Él la abrazó y le sonrió. ¿Recordaría eso alguna vez? Si ella lo llamaba “Pastelito”, ¿tendría él un momento de reconocimiento ó simplemente lo confundiría?
Yo no le voy a hacer eso a ninguno de nosotros, pensó. No voy a poner mis esperanzas en que él recuerde cosas, que probablemente nunca hará. Le contaré sobre todas ellas, algún día, si él quiere, pero no voy a hacerle daño, al tratar de hacerle recordar y después decepcionarme cuando no lo haga.
Cuando todos casi habían terminado de comer los chicos comenzaron a limpiar, pero Mulder se demoró levantándose. Scully lo miró por un momento, mientras el empujaba los restos de comida alrededor del plato, así que se paró detrás de él y le puso las manos sobre sus hombros y se los frotó suavemente. “¿Estás bien?”
“Por supuesto”
“Podemos quedarnos si lo deseas”
“Si quieres ir a caminar, quiero ir contigo. Tienes razón, es una noche hermosa” Dejó su tenedor, se volteó en la silla y le puso sus brazos alrededor de la cintura. “Y son tan sólo tus vecinos, ¿cierto?”
“Sí, son personas muy agradables, la mayoría de ellos”
“Así que todo estará bien”
“Sí”. Le acarició la cara. “Todo va a estar bien”
“Muy bien, entonces vamos” Se levantó y trajo sus platos al lavaplatos y Emma se los recibió.
“Vayan ustedes dos, tengan unos minutos a solas”, les dijo, despidiéndolos con la mano. “Nosotros estaremos bien aquí”
Scully tomó la mano de Mulder. Todavía podía sentir su vacilación, su preocupación por esta nueva experiencia, así que ella le dijo: “Si quieres quedarte, está bien que lo digas”
“Yo quiero caminar contigo” dijo, mirándola a los ojos y había algo en esa frase simple que hizo temblar a Scully y le hizo apretar aún más su mano con la de él. Ya no era el hombre que podía hacer sonar una simple pregunta como una proposición, pero todavía había esa sensualidad en él, la necesidad de dar amor y demostrar amor de la forma en que siempre y mejor lo había comprendido.
Caminaron de la mano hasta el final de la cuadra, parando para admirar los jardines con flores de los vecinos o para que Scully señalara a algún amigo en particular. Era una
linda noche de primavera, tibia y con brisa, muchos otros en la cuadra también estaban fuera: niños jugando en los jardines delanteros, los padres trabajando en el jardín o simplemente viendo el mundo pasar. Mulder habló poco cuando Scully se detuvo a hablar con sus vecinos, pero la tenía fuertemente apretada de la mano.
Al doblar la esquina para regresar a casa, Mulder dijo, “Scully, ¿tú crees que…?”
“¿Qué sí creo qué, cariño?”
Suspiró. “Quizás solo, es que soy tímido”
Ella sonrió y dijo: “Tal vez. Aunque creo que es más que no estás acostumbrado a estar rodeado de extraños. Pero lo superarás, estoy segura”
“¿Qué pasa si no?”
Le apretó la mano y dijo: “Igual estará bien”
Caminaron un poco más, entonces Scully dijo, “Mulder. ¿Me podrías decir una historia?”
“Trataré. ¿Sobre qué?”
“Háblame de cuando vivías en la calle. Dime cómo era”
Él frunció el ceño. “No quiero hablar de eso, Scully. Fue un tiempo horrible”
“Pero es por eso que quiero saberlo. Quiero saber por todo lo que pasaste”
Mulder caminaba con la cabeza agachada, sosteniendo su mano con fuerza y dijo en voz baja: “Yo estaba asustado todo el tiempo. Tenía hambre y frío. Y siempre estaba buscando algo…”. Él la miró.
“A alguien. Yo estaba buscando a mi ángel y no sabía dónde buscar, por dónde empezar. Yo sólo tenía la esperanza que te iba a encontrar de alguna manera”
Scully le frotó el brazo cariñosamente. “Me he preguntado si alguna vez te vi en la
las calles y no te reconocí”
“Yo te habría reconocido, incluso si tu no lo hacías”
“Sí”, dijo Scully. “Probablemente lo habrías hecho”
“Yo no sé cuándo, exactamente, comencé a ver cosas. Yo empecé a pensar -el Dr. Lucas había empezado a convencerme de que todo lo que vi no era real-. Pero ahora ya no estoy tan seguro. Todavía veo cosas, Scully”
“Como mis alas?”
Él la miró y dijo: “Son blancas y doradas y son muy hermosas, Scully”
“Mulder…” Apoyó la cabeza contra su brazo. “Me has sostenido, me has tocado. Sabes que son imaginarias”
“Pero yo las veo. Veo…algo” Ella suspiró y él se mordió los labios. “Lo siento. Eso te hace infeliz”
“Me preocupa, cariño. Eso es todo. ¿Ves otras cosas, también?”
“Tengo miedo de ver algunas de esas cosas otra vez. No quiero verlas”. Hizo otra pausa, y dijo:” A veces me quedaba en refugios para indigentes y mis pesadillas asustaban a la gente allí. Entonces prefería quedarme despierto todo el tiempo y las personas a cargo del refugio me preguntaban, ‘¿Estás consumiendo drogas?’ ‘No’ ‘¿Estás enfermo?’ ‘No’. ‘Entonces, ¿por qué no duermes?’ Y yo les decía: ‘tengo miedo de dormir. Tengo miedo de lo que pueda ver’. Era todo tan real, Scully”
“Oh, cariño” Le soltó la mano y le tomó el rostro con ternura.
“Sabes que estás a salvo ahora, ¿no?”
“Eso espero”. Se miraron en silencio, entonces, Mulder dijo, “Vámonos a casa, Scully”
Ella asintió y siguieron caminando.
^*^*^*^*^*
“Bueno”, dijo Emma eventualmente. Había poca limpieza que hacer, poner los platos en la lavadora y fregar las pocas ollas que Mulder había utilizado para cocinar. Ahora se habían sentado en los escalones del porche, tomados de las manos y viendo el mundo pasar.
“¿Sí?”
“Yo no sé de qué estabas tan preocupado. Tu padre es callado, pero no es raro”
“No, no lo es. Es…no sé. Simple. Te dije que es como un niño y en muchos sentidos lo es. Además es raro tener un extraño en la casa”
“No es por completo un desconocido. Tu mamá lo conoce”
“Ella lo conoce mejor que él mismo, literalmente. Probablemente lo conoce mejor que nadie en el mundo “.
“Eso suena bien”, dijo Emma dijo en voz baja. “Conocer a alguien completamente. No tener secretos” Ella tomó aire y dijo rápidamente, “Ben, yo tengo que decirte algo”
Su corazón se encogió, pero, dijo, “Está bien”
“¿Te acuerdas de lo que Trina dijo hoy, cuando estaba furiosa?”
“Sí”. Él se acordaba de todo.
“No es la verdad. Pero no es del todo mentira, tampoco. Yo nunca -tu sabes- he llegado hasta final con alguien, pero si he hecho algunas cosas. Tú debes saber eso” Ella lo miró, como esperando ser rechazada.
“Gracias por decírmelo” y añadió casualmente, “yo nunca había besado a una niña antes de hoy”
“¿De veras? Ella sonrió un poco. “¿Nunca?”
“Nunca. Tú eres la primera”
“Tu primer beso” Ella sonrió de oreja a oreja, mirando hacia la de la calle. “Wow. Eso es…es… estoy muy feliz por eso”
“¿De veras?”
“Sí. Soy tu primer beso. No hay nadie más que vaya a ser tu primer beso nunca. Eso me hace sentir…muy bien”
Él sonrió de nuevo y luego se inclinó y la besó otra vez, muy suavemente.
“Eres especial, sabes? Siempre he sabido eso de ti”
“Desde el jardín de niños?”
“Sí”
“Yo siempre supe que tú serías especial para mí algún día. Creo que solo estaba esperando que tú me dejaras”
“Emma”. Le tomó la otra mano y las apretó las dos. “Tú y yo…no es por lástima o porque te sientes sola o algo, ¿no? Estás conmigo porque quieres?”
“Sí, Benjie, ¿cómo me preguntas eso? Estoy contigo porque me gustas. Me haces sentir inteligente y bonita y como que soy una buena persona”
“Eres una buena persona”
“Bueno, ahí tienes” Ella vaciló. “Hay algunos chicos que no me hacen sentir como una buena persona. Que no me hacen sentir nada bien”
Ben la miró, sus rasgos resplandeciendo bajo el sol y le dijo, “Yo no quiero volver a decirte o hacer cualquier cosa que te hiera, otra vez. No es justo”
“Gracias”. Ella suspiró. “Ya debería irme. Se está haciendo tarde”
“Muy bien”. Él se puso de pie y le tendió la mano para ayudarla a parar. “¿Nos vemos
mañana? “
“Allí estaré”. Él la abrazó con fuerza y dijo: “Yo fui un estúpido, ¿sabes? Podríamos haber sido amigos desde hace mucho tiempo si yo hubiera pensado que tú realmente querías que lo fuéramos”
“Lo sé. Pero no importa, ahora lo somos”
“Sí”. La besó y le abrió la puerta del carro. “Cuídate, Emma”
“Lo haré”. Ella le sonrió y se metió en el carro, recibió su beso sonriendo y se alejó.
^*^*^*^*^*^
Ben y Emma estaban parados al lado del carro de Emma, abrazados. Ben retrocedió un poco mientras sus padres se acercaban y le dio a Emma un rápido beso en los labios. Luego le abrió la puerta del carro y la besó de nuevo, una vez que ella estaba dentro, el quedó parado ahí con las manos en los bolsillos mientras ella se alejaba.
“Ella es una buena chica”, dijo Scully cuando llegaron a él.
“Sí. Me gusta” Él sonrió, sonrojándose. “Pero supongo que eso es obvio”
“Sólo un poco” Ella le sonrió y lo tomó del brazo. Sus dos hombres con ella, era maravilloso, pensó. “La señora De La Cruz, quería saber si le cortarás el césped de nuevo este verano”
“Claro que sí. Le daré una llamada más tarde. ¿Qué piensas de nuestros vecinos, Mulder?”
“Oh… Son agradables, supongo”
“Sí. Son buenas personas por aquí”
Se dirigieron hacia la puerta. No es perfecto, pensó Scully, no es exactamente como si él hubiera estado aquí todo este tiempo, pero nos vamos acercando. Tenemos un largo camino por recorrer, pero hemos empezado el viaje. Ella les apretó las manos y ambos le sonrieron.
Mi familia, pensó, y las palabras la emocionaron. Completa por fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s