Estrella Fugaz/Shooting Star XXXII


Estrella Fugaz/Shooting Star 32

Autora : Jenna Tooms

Idioma Original: Inglés

Traducción y Adaptación: paolabaru

Disclaimer : No son míos. Legalmente son propiedad de Chris Carter y Twenthy Century Fox.

Tipo : MSR, Angst!

Resumen: Hace diecisiete años, Mulder desapareció. Reunidos después de todo este tiempo, Mulder y Scully luchan para ser la familia que deberían haber sido. Fue escrito en 1998, por lo tanto no parte de la desaparición de Mulder en Requiem.

Nota del Autor: Nunca he escrito un fanfic  y no creo que nunca lo haga. Hace algunos días este en particular me estuvo dando vueltas en la cabeza, ya que lo leí hace un par de años, pero no me acordaba donde, ni en qué idioma, así que lo estuve buscando en el foro. Finalmente lo encontré en Gossamer y lo releí, me pareció igual de bello y emocional que la primera vez que lo hice. Como parece que mi búsqueda produjo curiosidad en algunos miembros del foro, decidí arriesgarme y tratar de traducir esta bella historia. Espero hacer justicia a la autora y a su relato.  El fanfic es un poco largo por lo que lo estaré trabajando y la vez  publicando por partes.

Feedbacks: Gracias por los comentarios, creo que de ahora en más me animaré a traducir algún otro relato. Claro que primero terminaré con este. Por ahora no mas charla y continuemos… espero que lo sigan disfrutando!!!

======= Treinta y dos=======

Por un momento, Scully se quedó quieta en la cama, registrando los acontecimientos de la noche anterior. Se había quedado profundamente dormida, envuelta en sus brazos, mientras él le susurraba y le acariciaba el cabello. Y luego tarde, muy tarde en la noche,
la había besado y se había deslizado fuera de la cama.
Él no había regresado. Era tan simple como eso.
Scully apartó las sábanas y tomó su bata, deteniéndose sólo el tiempo suficiente para ajustarse el cinturón con fuerza. Pensó, no me voy a enojar. Yo no tengo por qué enfurecerme. Él probablemente solo está hablando con Alex o limpiando todo después del desayuno de Ben. Probablemente se levantó para prepararle el desayuno a Ben. Eso es todo, eso es todo, no te enfades.
Caminaba tan rápidamente por el pasillo, que casi ni se da cuenta que la puerta del cuarto de huéspedes estaba abierta y le tomó un momento registrar que de hecho estaba abierta, cuando lo más probable sería que estuviera cerrada. Se devolvió y entró allí.
La cama estaba tendida y Mulder estaba encima con sus jeans y camiseta. Su rostro estaba sereno, sus manos estaban abiertas en los costados. Krycek estaba dormido en el sillón al pie de la ventana, sin camisa, con los pies apoyados en la cama y la boca abierta. Tenía un mini-computador portátil en su regazo, en cuya pantalla solo se veía un rápido movimiento de datos.
Ellos lo habían hecho. Ella les había dicho que no, les había dicho el por qué de su negativa, pero ellos habían seguido adelante y lo habían hecho de todos modos.
En ese momento ella no sabía a quién odiaba más.
En tres cortos pasos llegó hasta Krycek y le dio una dura bofetada en la cara. Él se despertó con un sobresalto “¡Uf!”, al tiempo que casi se cae de la silla. Agarró el portátil antes de que golpeara el suelo.
“¡Scully! ¡¿Qué demonios?!”

“¡¿Cómo pudiste?! ¡¿Cómo pudiste?!” Ella le pegó una y otra vez con las dos manos. Él trató de zafarse de ella, levantando los brazos para protegerse la cara.
“¡Scully! ¡Maldita sea!-“.
“¡¿Cómo pudiste?!”
La agarró por las muñecas, se paró rápidamente. “¡Para de golpearme ya!”, dijo entre los dientes. Se miraron, jadeando.
“Eres un cabrón de mierda,” Scully susurró. “Lo has matado”.
“Le estoy devolviendo su vida”.
“Hay mucho más en juego que su memoria”, replicó ácidamente Scully, tratando de soltar las muñecas de su control, pero él las aferraba con fuerza. “Déjame ir”.
“¿Vas a pegarme?”
“¡Suéltame!”
“No, si vas a pegarme. Yo ya he sido golpeado bastante, gracias”.
Ella tiró fuertemente las muñecas de sus manos y él se las soltó y se sentó pesadamente en el borde de la cama. “Mira”, dijo. “El era consciente de los peligros, pero aún así lo quiso, Scully. Él estaba dispuesto a aprovechar esta oportunidad y yo no podía negársela. Él necesitaba hacer esto, Scully”.
“Y mis hijos necesitan a su padre, Krycek”.
Él suspiró profundamente y dijo: “La suerte está de su lado. Estos bichos no cometen errores, al proporcionar la programación. Él va estar bien”.
“¿Cuál es la tasa de éxito?”
“El ochenta por ciento de éxito completo, noventa y cinco satisfactorio”.
“¿Para este procedimiento?”
Él bajó los ojos y dijo, “él – uh – Mulder es realmente el primero”.
“El primero. Me estás pidiendo que ponga mi confianza en una operación no probada-“.
“Pero la tecnología, Scully, la tecnología si está probada. Mi amigo ha estado haciendo esto durante veinte años. Ha realizado cirugías de ojo, bypasses, reconstrucción de miembros, él piensa que ha encontrado una manera de eliminar tumores considerados inoperables-“.
“Pero esto…” Ella no quería llorar delante de él, pero era tan difícil no hacerlo. “No sabes si esto va a funcionar”.
“No, no –  yo no lo sé”.
Ella se arrodilló en el suelo, al lado de la cabeza de Mulder. “¿Molestaría en algo si lo toco?”
“No”.
Ella acarició la cara de Mulder tiernamente con el dorso de los dedos. Él parecía tan tranquilo como si estuviera soñando. “Entonces, si esta cura milagrosa, es tan maravillosa, ¿por qué el público en general no sabe de ella?”
“Algunos de los colegas de mi amigo trataron de hacerlo público antes y fueron eliminados”.
Scully se estremeció ante el modo contundente en que él lo dijo. “¿Por ti?”
Él apretó la mandíbula y dijo: “Cree lo que quieras. Yo sé la verdad”.
“Entonces, ¿cuál es la verdad? ¿Quién eres tú, Alex Krycek?”
“¿Tú quieres todos los secretos del universo a la vez? Digamos que yo me enamoré de alguien”.
“¿Y eso cambió tu vida?”
“Sí”, dijo él, a la defensiva, pensó Scully.
“¿Quién?”
Él la miró un momento y  tomó de nuevo el mini-portátil. “Mi amigo, el que hace esto. Él me curó de todas las maneras posibles y yo – uh – bueno. Ya basta de los secretos del universo por hoy”.
“Por favor, cuéntame la historia”, dijo ella en voz baja. La piel de Mulder estaba tibia
y suave bajo sus dedos. Ella creyó ver sus párpados moverse un poco al sonido de su voz.
“Es una historia corta. Me mandaron a matarlo. Acabamos hablando. Yo…lo escondí y le enseñé a ocultarse. Él me enseñó cosas, me dio libros, me dijo cosas del mundo, en las que yo nunca había pensado. El es muy bueno, Scully, él hace las cosas por la gente, él hace esto”, señaló la mini-portátil, “por las personas y no pide nada a cambio. Una vez me dijo, al principio, cuando yo le conté todo lo que había hecho y lo avergonzado que estaba, me dijo que la mejor manera de sentirme mejor, de sentirme de nuevo como un ser humano, era corregir mis errores, de cualquier forma que pudiera”.
“Así que cuando te llevaron a Mulder, te hiciste cargo de él”.
“Sí. El, mi amigo-el me aconsejó sobre cómo cuidar de Mulder y cuando decidimos que realmente no podíamos hacerlo nosotros mismos, encontró aquel hospital en Tennessee. Y él fue quien me dijo que ya no era seguro para Mulder permanecer allí, que alguien estaba tratando de encontrarlo y que era necesario esconderlo en otro lugar. Cuando Mulder se escapó me ayudó a pensar qué hacer. Él fue el que recomendó a Al Mecham para la audiencia de Mulder en marzo”.
“Y te enamoraste de él”.
“No pude evitarlo. Bueno, tu no querrás oír hablar de eso”.
“Sí, quiero. Dime. Por favor”.
“Una noche… No nos habíamos visto durante mucho tiempo y yo me presenté donde él vivía. Como de costumbre, hablamos durante horas y bebimos mucho y aullamos a la luna, finalmente él se fue a la cama pero yo no podía dormir. Di vueltas por la casa y en el bosque afuera. Allí había un montón de piedras en el suelo, yo tomé un puñado y comencé a arrojarlas en su ventana. Por último, él la abrió y dijo: ‘¿Qué pasa?’, yo le dije, ‘¡Creo que Te amo! ‘, él respondió: ‘¡Bien!’ y cerró la ventana. Así que entré y me fui a la cama y unos minutos más tarde, él se metió en la cama conmigo y me abrazó y me dijo: ‘Tú eres un hombre mucho mejor de lo que crees que eres, Alex'”. Le sonrió a ella con timidez.
“Y eso fue todo”.
“Eso es hermoso”, susurró Scully.
“Yo haría cualquier cosa por él. Apuesto a que tú me entiendes mucho mejor que nadie en esto”.
“Yo lo entiendo”.
“Entonces, también debes comprender que Mulder haría cualquier cosa por ti. Que haría cualquier cosa para hacerte feliz. Tiene miedo de perderte. Está aterrado de que un día tú vuelvas en tus sentidos y lo eches de aquí”.
“Eso es ridículo. Él sabe más que eso”.
“Yo no creo que tú puedas entender lo que es amar a alguien y no sentirte digno de esa persona, Scully, pero yo sí. Yo no podía decirle que no. Hablamos acerca de ti durante horas, Scully, él me lo contó todo, me contó todos sus temores de perderte a ti y de perder a los niños. Él haría cualquier cosa por conservarte”.
“Incluyendo arriesgar su vida,” murmuró Scully, acariciando los labios de Mulder.
“Tu, hombre precipitado y tonto”. Ella suspiró, de repente al darse cuenta de que había
lágrimas en sus mejillas y se las secó con el dorso de la mano.
“Mierda, Scully, yo no quise hacerte llorar”.
“Son las hormonas. El embarazo me hace emocional”.
Krycek la observó durante unos minutos y luego dijo en voz baja, “¿Cómo es-me refiero a cómo es estar embarazada?”
“Oh”. Ella no esperaba esa pregunta. “Es diferente para cada mujer-“.
“¿Cómo es para ti? ¿Qué se siente?”
“Es…aterrador. Me llena de alegría. No puedo dejar de preocuparme y estoy tan emocionada que apenas puedo soportarlo. No puedo esperar para sostenerla. No puedo esperar para saber cómo es. Yo sueño despierta con lo que será su vida. Yo quiero que ella conozca a su papá”, terminó en voz baja y Krycek suspiró.
“Ella lo hará”.
“Ojalá”. Ella tomó la mano de Mulder, viéndole la cara mientras le acariciaba la frente. Miró a Krycek de nuevo. “¿Te importaría dejarnos solos un rato? Yo cuidaré de él”.
“Por supuesto. Claro que sí”. Dejó el mini-portátil encima de la cama. “Mantén vigilado esto. Si comienzan a aparecer mensajes de texto, búscame. No debería hacerlo”, dijo rápidamente, “pero si lo hace, ven a buscarme. Voy a hacer el desayuno”.
“¿Cuánto tiempo más durará esto?”
“Hasta esta noche. Medianoche, probablemente. Empezamos después de que Ben se fuera”.
Ella asintió, sin dejar de acariciar la cara Mulder. Medianoche. Parecía un siglo, una era.
¿Alex?”, dijo en voz baja, él se detuvo.
“¿Sí?”
“¿Y si no funciona? ¿Qué voy a hacer?”
Él se mordió los labios y luego dijo en voz baja: “Tu harás lo que siempre haces, Scully. Lo soportarás”. Salió de la habitación, cerrando la puerta detrás de él.
Scully tomó un respiró hondo y lentamente lo dejó salir. Se levantó sobre sus rodillas, tomó su cara en ambas manos y lo besó. “¿Cómo puedes dudar tanto de mi?”, susurró. “¿Por qué dudas tanto de mí? ¿Crees que te quiero menos de lo que tú me quieres?”. Apoyó la frente contra la de él, dejando caer sus lágrimas en los ojos de él. “¡Oh, Mulder. Esto no es un concurso, ¿sabes?. No es un juego. Es sólo amor”. Ella lo besó una y otra vez, luego se subió a la cama a su lado y apoyó su cabeza sobre su hombro, se abrazó a él y se preparó para esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s