Elegy 4×22


Mulder: You can believe what you want to believe, Scully, but you can’t hide the truth from me because if you do, then you’re working against me… and yourself. I know what you’re afraid of. I’m afraid of the same thing

Puede al principio parecernos estar ante un hijo pequeño de Roland, aquel capitulo a finales de la primera temporada, pero antes de dar la media vuelta y dar este episodio como fallar, pido dar una oportunidad para ver cómo evolucionó la serie en cuatro años, Elegy trae una que otra sorpresa bastante interesante a tres capítulos de cerrar la cuarta temporada.

El teaser es clásico The X-files, la situación normal que se va volviendo misteriosa, como descubrir que una bolera puede dar miedo cuando está sola o cuando los pines comienzan a chorrear sangre y se nos presenta una aparición. Y engancha, ¡No lo nieguen! Tenemos bastante de donde comenzar con este incidente. Un espíritu que se anticipó y anuncio su muerte. Así comenzamos Elegy, suena la música, pasan los créditos.
Si en Zero Sum tuvimos la ausencia total de Scully, Elegy nos dice en la primera toma que vamos a tenerla y en grandes cantidades. Lo primero que vemos es como se pone los zapatos de bolos entrando al caso, casi de forma rutinaria, como si tuviese que ponerse siempre unos zapatos especiales para entrar al mundo de Mulder y sus casos con apenas un testigo.
Este testigo, el señor Pintero, a quien le cabe la descripción de “no tiene nada que ganar contando esta historia” hace una observación bastante buena para el episodio, “I saw the look on her face.” Y digamos que atina en el trasfondo que tiene este episodio porque la cara escéptica de Scully será la otra protagonista del episodio. Si algo es Elegy, es precisamente un sacudón en una expresión que debería tener marca registrada.
Pero por el momento solo tenemos una conversación en código broma entre ambos acerca de lo fácil que es predecir que este asunto le sea completamente falso para ella. Luego de cuatro temporadas sabemos de memoria esta escena, Scully escéptica, Mulder creyente y en esta oportunidad es bastante fácil deducir lo que tenemos en las manos, un espíritu que anuncio su muerte.

Uso #52 de la Coca-Cola: Hace aparecer mensajes del más allá en el tablado de las boleras.

Mulder además de realizar su demostración de hombría en los bolos (¡Impresionando a Scully!), demuestra que se vio El mundo de Beakman y de la nada saca el truco de la gaseosa para encontrar la primera pista: Ella soy yo escrito en el tablado.
Esta muerte es solo una de varios asesinatos en serie de mujeres jóvenes como la victima que vio el señor Pintero. Lo que nos lleva a una de esas sesiones del FBI donde nuestros agentes no pasan desapercibidos gracias a la naturalidad de Mulder para ir contando sus teorías sin medir consecuencias, y es bueno saber que sigue con este espíritu de “no me importa lo que pienses, sé que estoy diciendo la verdad”, a pesar de la vergüenza que debe seguir sintiendo Scully por este tipo de momentos que le brinda su compañero, así ella sepa que tarde o temprano terminara teniendo algo de razón.
Mulder suelta su loca teoría sobre apariciones y sabe que tiene el as bajo la manga de “She is me”, y aunque no causa el efecto wow esperado, nos dan la siguiente pista a seguir y los chicos del FBI pueden sentirse que enviaron a spooky Mulder a “cuidar a la abeja” y ellos podrán continuar con su investigación seria.
La pista nos lleva al centro siquiátrico donde esta nuestro pequeño Roland, que se llama Harold y es casualmente el personaje del inicio. ¡Gotcha Mulder, vas sobre la pista correcta!
En el interrogatorio a los pacientes, las palmas se las lleva Scully con el chiste de la TV Guide de Leno, pero este arranque de comicidad solo nos expone que si algo está haciendo, es esforzándose  es en demostrar su escepticismo como el correcto, esto sirve para acentuar más lo que se nos viene con ella.
Mulder, el lado opuesto, ya tiene su foco puesto en Harold. Es una de sus mayores cualidades, ver donde otros no ven y usar cosas que parecieran obvias como forma de encontrar la conducta indicada que nos lleve con el sujeto. En esta oportunidad con Harold, quien da la casualidad que encaja con el desorden obsesivo compulsivo que expone Scully como punto en común en los asesinatos.


Cierra los ojos e intenta repetir esto de memoria.

Para este momento, Scully ya ha investigado y da como probable que Harold sea el asesino, pero Mulder no debido al interrogatorio, porque sabe que no es capaz de matar, solo esconde algo. Estando en esta discusión las cosas cambian de rumbo. Momento exacto, minuto14:48, cuando Scully comienza a sangrar.
John Shiban, a quien se le nota también ya su evolución en la serie, decide cambiar el rumbo de la historia y ponerle algo distintivo, por fin recordamos que Scully tiene cáncer y sus síntomas pueden aparecen en cualquier momento. Y el boleto del episodio queda pago con esa expresión de Mulder al aparecer su pesadilla de nuevo. Puede que Scully tome la situación con aplomo pero para su compañero simplemente el reloj va corriendo y no puede hacer nada. Mucho menos después de los sucesos de Zero Sum.
Ya en el baño la situación es otra, aunque vemos a nuestra agente intentar tomarse las cosas de la mejor forma, rápidamente experimenta de primera mano el “She is me” y su expresión no tiene precio, ¡este es el capítulo de las caras de para ella! Lo que me parece perfecto porque esto no es más sino Gillian Anderson mostrándonos mediante todas estas expresiones lo que está pasando su personaje, pasamos del clásico escepticismo a un asombro casi paralizante. Definitivamente el Emmy ganado en esta temporada lo tenía más que merecido.
Descubrir que la aparición es la chica asesinada la trastorna por completo y su actitud cambia y decide huir y esconderse en su enfermedad. Esto la supera y estamos hablando de nuestra dama de hielo. Sentí mucho asombro cuando vi el episodio por primera vez, porque pocas veces la ves desmoronarse así en un caso (solo recuerdo Irresistible).
Algo que me hace destacar a Elegy en esta cuarta temporada y tal vez lo hago notar al comienzo del review, es que Shiban logro sacar su historia del lote normal del monster of the week y darle un toque personal. Teniendo esta experiencia con Scully sumada a su cáncer logra atinar, y la prueba de esto es la sesión con la terapeuta. En X-Files, si Scully asiste con ella a una sesión es porque las cosas están realmente mal y esto nos toca, nos llega al alma x-phile.
Estas sesiones son oro puro siempre, podemos entrar un poco en Dana Scully, quien constantemente tiene este caparazón casi impenetrable y esta persona, ajena a todo el universo x-files es capaz de desarmárselo en un momento, siempre la he admirado si he de confesar, siempre logra buenas escenas con Scully.
Sobre lo que dice, creo que no revela mucho a lo que ya sabemos, porque si nos vamos a las primeras palabras de Memento Mori, son dirigidas a su compañero, todos sus temores van dirigidos a que ya no va poder seguir con él en la búsqueda de la verdad.
Lo que sí es de destacar es como en este momento se siente dependiente a él, no que pase, porque es consecuencia de lo anterior, sino de que se de cuenta, su experiencia cercana a la muerte le ha hecho ver cuán dependiente es de Mulder, ella siente que irse es dejarlo, fallarle, le debe el seguir viviendo a su compañero.
Me impacta como le cuenta de su experiencia paranormal a la terapeuta, me reafirma su condición de ser humano íntegro y correcto porque escondérselo a Mulder es algo casi obligatorio, este tipo de cosas no se las va a decir a él porque será demostrarle de alguna forma flaqueza. Pero debe ser honesta consigo misma y saber que no sabe que paso. Nos entregan el retrato más humano de este personaje y me hace ver lo maravillosa que fue esta oportunidad de conocer su lado más humano, un salto de fe se dio con ella pero valió la pena.
Mulder sigue en solitario la investigación, por supuesto también seguimos con Harold a quien vimos teniendo visiones en una proporción mayor. Y encontramos el patrón de los puntajes de los bolos, ¡ahhh a que era fácil de descubrir!
Estos números que repetía eran los marcadores de las víctimas, difícil de llegar a deducirlo y difícil saber si esto ayuda o hunde a nuestro angustiado sospechoso. Lo que sí es relevante es la muerte de Pintaro, porque nos da la ficha clave del rompecabezas de quien ve las visiones y porqué.
Efectivamente, Mulder logra dar con el acertijo y concluye que los que ven las visiones están próximos a la muerte. Para este momento mi corazón X-phile no podía más, no porque nos enteremos que Scully este próxima  la muerte, sino porque lo está teniendo que afrontar. Así como llegan las apariciones, ella tiene que enfrentar con palabras que si fue testigo de una de estas es porque está muriendo. Este capítulo termina siendo un sacudón en el estado de negación de Scully con su enfermedad y me parece uno de los momentos más tristes de la serie.
El giro final de la historia lo trae la enfermera Innes, escondida pero presente se nos revela toda la verdad. Ella es nuestra asesina psicópata y esto sí que nos hace decir, ¿ah?
Scully habla con Chuck y así descubre que pasaron más cosas dentro de la clínica de lo que se mostraron en un comienzo y Harold y la enfermera tienen su historia, lo que por supuesto hace que todo lo demás tenga sentido. Entonces Scully John Wayne va a confrontarla y bueno tenemos pelea en el baño verde. (Muy seguramente la fotografía de todo el episodio tuvo esta intención). Tenemos uno de esos momentos de Scully en acción y aunque las cosas suceden muy rápido, no tuvo vacilación en hacer uno de sus famosos tiros al hombro para terminar las cosas.
Interesante ver a Mulder luego buscando todas las respuestas en Scully, y ella simplemente contestándolas hasta donde la lógica ya no le da más, y se altera, después de todo “ella solo es un ser humano” ¡no tiene todas las respuestas Mulder! Estos últimos momentos de episodio resultan bastante estresantes, con bastante tensión y lo que no hubo antes, confrontación.
Al final Scully cuenta sobre la aparición y Mulder reacciona no del modo que se esperaría para cuando llegara un momento así donde su compañera le cuenta que vio algo que no puede explicar y que definitivamente no sabe racionalizar, Reprocha bastante su mentira por omisión, pero en el fondo su ira viene de esa misma sensación vivida por su compañera momentos antes, confrontar la mortalidad, y de ahí la frase, “Se a lo que le temes, le temo a lo mismo” y esta conversación es bastante cruel, ambos no saben cómo hablarse o como confrontarse, es muy real.
El final también dice mucho, esplendida Gillian, no puedo irme en más cumplidos hacia la forma como manejo el lenguaje corporal de Scully en este episodio, y esta última escena lo ratifica. ¿Cuántas veces hemos esperado para estallar cuando llegamos al auto? O cuando dejamos la pelea con la otra persona. Ella lo hace porque a pesar de haber solucionado el caso, perdió mucho con él. Ve pasar la ambulancia que seguramente lleva el cuerpo de Harold, para ver su imagen por el espejo retrovisor, pero hay un cambio, esta aparición no le pide ayuda como las demás, permanece quieta y seria. ¿Sugestión o estas visiones de Scully son verdad? Como siempre la serie nos deja con un final con más preguntas que soluciones.

Elegy es un episodio que supo sacrificar su monster of the week por traernos algo personal sobre nuestros agentes. Al fin de cuentas no profundizamos mucho acerca de porque el fenómeno ocurrió o por qué, después de todo lo ocurrido dudo que Scully haya tenido otra experiencia. Tal vez los interrogantes se quedan en el aire como el famosos She is me, pero luego de lo ocurrido y a dos episodios de finalizar la temporada y Scully enfrentándose a la muerte, seguramente no nos acordamos de estos cabos que quedaron en el aire.

ELEGY Para nunca olvidar: Scully en terapia.

Podriamos vivir sin ello: El recurso de última hora de mandar a Scully a hablar con el compañero de Harold.

MAYO 4 1997
4X22
Writer: John Shibban
Director: Jim Charleston

5 comentarios sobre “Elegy 4×22

  1. Qué intensa esta cuarta temporada y cómo te van llevando por las emociones de Mulder y Scully hasta llegar a la debacle en Gethsemane.

    Hace tiempo que no veo Elegy, pero sí tengo muy presente el final, desgarrador. Debo verlo nuevamente :) Genial tu review como siempre.

  2. Este definitivamente esta en mi lista de los mejores capitulos,todo el capitulo parece centrarse en los fantasmas y termina siendo un capitulo totalmente para Scully,maravilloso,eso era calidad en television¡¡¡¡

  3. Tus reviews de Scully son sencillamente geniales. Se nota que es tu favorita, ya que describes y captas sus reacciones de manera que al menos yo no lo hago.

    Un muy dramático episodio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s