Drive 6×02 {2012}


Mr. Crump: Drive!

Grandes sorpresas me esta dando ver la sexta temporada esta vez. Al tener recuerdos escritos de esa época me es más clara como era la situación frente a cada episodio, la cual cambia mucho a la de hoy en día.
Drive en los spoilers siempre se manejó como el episodio que se parecía a Speed. Esa era la referencia usada en tono un tanto despectivo. La verdad es que lo que presenciábamos era la incomodidad en predeterminado de algunos fans hacia el cambio a Los Ángeles y el cambio en el mood de la serie.

Fue la división del fandom, entre los que acogieron los cambios y los que ya pensaron que la serie había hecho su “jump the shark”. Por eso el tono de los reviews oldies tiene ese toque defensivo. Ahora en 2012 no se percibe un ataque a Drive, en definitivas porque podemos ver que la serie tiene una excelente vejez y a que ya se tuvieron suficientes años de duelo para ver las cosas desde otra perspectiva. Lo percibí cuando vimos la transmisión de Drive en TCM la semana pasada. Ciertas heridas si se sanan.

Mi primera impresión de Drive fue la de ver un muy buen episodio. De corte diferente y la elección perfecta para ser el siguiente luego de The Beginning. Siempre consideré la referencia a Speed el chivo expiatorio perfecto para esos fans que comenzaban a criticarlo todo, porque realmente estamos en un universo bien diferente al de conducir un bus escolar para evitar que la bomba estalle. Universos tal vez cercanos pero diferentes.

Lo primero que resalta del episodio es el teaser, una desconcertante entrada que desafía el cerebro por segundos para descubrir que está sucediendo. Es de esos momentos geniales en que la primera vez nos confundimos, luego ya le vimos la gracia y aunque era imposible que nos hubiesen cambiado el canal a Fox News, cada uno en mayor o menor tiempo tuvo que forzar la mente para entender lo que este “reporte de último minuto” era (yo pensé que era un comercial).

Bien jugado por parte de Vince Gilligan meternos en esta persecución de carretera muy bien lograda (presupuesto para helicópteros, ¡que bien!) y para los americanos es ya parte de su cultura popular transmitirlas (para ellos fue más importante la persecución a O.J. que la inauguración del mundial de futbol que era en ese año (1994) su sede). Mejor aun logrado el corte de la “realidad” a la “ficción” con el efecto de daño en la señal, rápidamente nos instalamos en el carro de Crump con su esposa para saber que es lo que ocurre dentro, cosa que los noticieros no tendrán oportunidad de cubrir.

Todo el teaser tiene ese mensaje de qué cubren los medios, sobre todo en vivo y en directo donde no tienen la capacidad de análisis de una situación. La idea era mostrar a Crump como  culpable desde el comienzo solo bajo la presunción de no haberse detenido. Lo controversial de “estamos al aire transmitiendo el fin de mundo” es precisamente no tener todos los puntos de vista y por supuesto no tener tiempo para no mostrar algo terriblemente impactante. Ante las cámaras la esposa de Crump fallece de una forma horrible y sorpresiva, aunque antes de cambiar el canal, no hay preocupaciones, aparentemente el criminal no ha escapado.

Mientras este hecho inexplicable (dos personas en un auto escapan, una de ellas da golpes al vidrio de la patrulla y luego muere porque se le explotó la cabeza) es objeto de atención mediática, Mulder y Scully están en el rincón más perdido de Norteamérica vigilando para qué se están utilizan fertilizantes (de ahí  la línea argumental de los montones de estiércol), como niños castigados degradados a un trabajo que harían agentes de menor rango y antigüedad muy seguramente (espero que en Estados Unidos sea ilegal la rebaja de salarios también).

Entre los avatares del FBI y la confusión creada desde Gibson, entre quitarles los expedientes, quemarlos, separarlos, transferirlos, etc., al menos decidieron mantenerlos juntos otra vez. Castigarlos juntos (lo que reafirma la teoría de que todo esto es un juego de Cancer Man perfectamente planeado).

Mulder si hizo caso de mi review anterior y sacó sus gafas de sol para el calor del infierno que hace en esta, tal vez, una de sus sucursales y luego de su experiencia siendo confundidos con vendedores puerta a puerta, tenemos una tal vez más ganadora: Testigos de Jeohva.

En el pasado ya habían humillado específicamente a Mulder poniéndolo a rastrear llamadas de traficantes y delincuentes menores (a Scully solo la trasladaron a Quantico esa vez), pero el nuevo plan maestro de Cancer Man va con todo a quitarles el espíritu a nuestros agentes.

No es fuera de este mundo caer en una situación así, ni necesario estar involucrado en una conspiración gubernamental. Si estas viendo Drive en un momento de frustración (y más frustración laboral) es tan fácil identificarte con ellos y sentir esa desazón de estar en un empleo que no te llena o no llega a tus aspiraciones y uno se pregunta. ¿Qué hago aquí?

Mulder y Scully seguramente no llegarían a contestar lo que contesta un alma promedio en cuanto a las pocas oportunidades laborales o la crisis que cada país tiene. En parte muchos empleados pasan por etapas como esta donde se pone a prueba el espíritu subiendo la carga laboral o poniendo trabajos que no tienen nada que ver con lo que se es experto. Nuestra pareja estrella de los X-Files vive una situación que muchos hemos pasado solo para llegar a preguntarnos si renunciar no podría ser la mejor opción. Siempre me he preguntado en esta parte, ¿renunciar no era la mejor opción?

En esta crisis de dos etapas (la primera de The End a FTF y la segunda de FTF a la sexta temporada) no parece haber una versión oficial de lo que han decidido hacer. En FTF en la azotea, Scully le recuerda a su compañero que ya no investigan los X-Files y ahora deben seguir el protocolo. ¿Podemos llegar a suponer que en esa parte de la historia Mulder no salió a cazar aliens por su cuenta?

Ya en la season six se nos va a ir revelando como van a llegar los casos, como en este que fue de la mano de la casualidad, pero también me gusta creer que hubo un momento en el que ellos aceptaron este trabajo denigrante como parte de un plan para seguir en el FBI para tener ciertos privilegios de investigación y seguir buscando la verdad por debajo de la mesa.

Mientras tanto les decía, tienen que tratar con casos de rastreo de fertilizantes y ser confundidos con testigos de Jehova. “Tengo un ejemplar del Desperar a la Vida”, al menos Mulder no ha perdido su humor negro, buen escape para los tiempos difíciles.

En medio del rutinario cateo de datos, esta vez Mulder encuentra su X-file por casualidad en las noticias (porque claro si unimos A con B, la forma más rápida para encontrar un caso así seria verlo por TV, sobre todo la local o regional si lo prefieren).

Volviendo a la reunión hipotética que tuvieron Mulder y Scully para decidir si se aguantaban su periodo de prueba recogiendo estiércol o no, podemos suponer que el acuerdo no incluía monsters of the week o conspiraciones menores. Scully reclama un poco el arriesgarse a meterse en un asunto que no les incumbe y sobretodo teniendo a su nuevo jefe Kersh (a Skinner se la podían hacer, pero a este seria un juego de ruleta muy arriesgado).

Me gusta mucho que en ingles ella le dice que no pueden ser freelance, y por supuesto Mulder si cree que pueden darse el chance de un “ingreso adicional” (como le decimos a eso de ser freelance mientras trabajas en un empresa formal). Él contesta el discurso motivacional del episodio:

Now, the sun will rise in America tomorrow regardless of whether or not we’re at yet another farm investigating yet another enormous pile of doo-doo. We can be in and out in a day. Nobody has to know.

Mulder levanta sus cejas y ya estamos en el caso. Los trucos del experto.

Me gusta mucho cuando se presenta la ecuación de -Scully investiga bajo la ciencia, Mulder en trabajo de campo y ambos van a complementarse-. Pese a la separación temprana, Gilligan con su habilidad para escribir de nuestra pareja, logra no hacernos sentir la separación, de hecho necesaria ya que lo que nos va a mostrar es el duo Mulder/Crump con Scully siendo el soporte científico. Estas fichas encajan de maravilla para tenernos ocupados en la historia hasta el final.

Scully resulta teniendo una experiencia similar a la F. Emasculata donde tiene que trabajar desde una cuarentena. En esta ocasión ella misma la decreta luego de revisar el cuerpo de la esposa de Crump.

Gilligan afirma que su idea primaria venia de la imagen o la idea de alguien a quien se le explorará la cabeza, y los motivos se fueron dando después. La causa es bastante interesante y hace parte de lo que llamaríamos conspiration of the week, y le corresponderá en gran medida a nuestra agente el descubrirla. Es interesante verla esta semana en más acción bajo el microscopio y entender como el deber por encontrar la verdad se antepone al regaño que les van a dar. Scully puede entender que no están para dar concesiones con su nuevo jefe pero una crisis de salud como la que se le comienza a aparecer es más importante.

Efectivamente no tenemos nada paranormal en la situación. Estamos ante una infección y mientras intenta descubrir en la teoría qué causa que el oído de estas personas estalle, Mulder lo ira adivinando en la experiencia, así las escenas se nos irán alternando. Mientras Scully declara una cuarentena, Mulder es tomado rehén por Crump quien parece estar desarrollando los mismos síntomas de su esposa, todo un road trip se nos viene encima.

Separados, nuestros agentes se comunicaran de todas las maneras posibles (ya veremos eso) y esta conversación que tienen mientras Scully declara la cuarentena no es sino para al menos sacarnos una sonrisa en medio de la situación. Siempre parece que cuando ella le cuenta las novedades del caso él va a estar unos pasos adelante y no podemos más sino reír cuando le advierte a su compañero no acercarse a Crump. Cosa bastante difícil cuando él te tiene como rehén en un auto. ¡Que buen freelance esta resultando esto!

Scully dando el número de su celular… like a boss.

Ahora si trabajando contra reloj al tener a Mulder con una aparente bomba humana (si, ya vimos esa película), Scully debe tener el dominio de la situación y la vemos totalmente en su papel, no hay dudas, no solo por ese sutil detalle del número telefónico sobre el vidrio, también tiene que coordinar con el capitán que hacer con Mulder y su secuestrador.

Lo lógico es detenerlos lo más pronto posible, eso mientras Crump no comience a poner condiciones. Tiene un agente del FBI (bueno, tampoco te creas tan especial, tu secuestrado ya ha sido rehén dos veces) y no es cualquier cosa, la persecución no será fácil y menos cuando en un ataque de desesperación nos deshacemos del celular.

Comienza mal la relación entre esta par. Mientras Mulder no puede dejar su humor negro, Crump no parece tener paciencia para esto y bueno, quien lo estaría al saber que le pasó a su esposa y que le pasará a él. El celular solo es el primero de muchos encuentros que tendrán mientras intentan descubrir que demonios ocurre.

Crump parece empeorar cuando la velocidad disminuye y Mulder le reclama por no haber dicho nada antes. Aunque es difícil determinar que es lo mejor o lo más factible en este caso, es una complicada situación la de entrar en el espiral de la policía de “si no se detiene, es culpable de algo”. Además existe la presunción de este de creer que lo que le ocurre lo hizo el gobierno (aunque totalmente acertado). Comenzamos a ver el mensaje que nos traerá la historia sobre los paralelos entre Crump y Mulder.

Sin respuestas nuestro agente va entendiendo que la situación va mas allá de haber sido tomado como rehén, ahora debe lidiar con la extraña condición de su pasajero (y su genio) y decidir si sigue la lógica que él mismo le dijo a su captor de reportar que esta ocurriendo, o seguir el ejemplo y simplemente conducir sin dar pista alguna… ¿Qué creen que hará Mulder?

No podemos culparlo del todo por seguir el camino difícil. Crump acabó con la comunicación que tenían pero tal vez, solo tal vez si Mulder lo hubiese entregado con la información que tenia, se hubiese podido salvar.

Pero la culpa en si de los actos realizados viene de la desconfianza hacia la autoridad. Crump no la tiene, Mulder no la tiene. Y sin los X-Files en su cargo no hubiese tenido control del caso una vez entregado a las autoridades. Tal vez él creía en que Scully descubriría que sucede y una posible solución. Por el momento su decisión es seguir la orden de conducir y evadir a la policía.

Scully sabe que esta acción por parte de su compañero tiene un mensaje en si y ella debe descubrirlo, no sin antes recibir la llamada de su jefe quien ya se dio cuenta de su pequeño trabajo freelance.
La actuación de Kersh es de mucha importancia. Pese a no estar en un episodio mitológico, es aquí cuando conocemos su actitud frente a sus nuevos subordinados y que podemos esperar de él.

Esta parte de la serie, desde The End concentró mucho de los sentimientos primarios de amor y odio en los fans. Fowley, Spender y ahora Kersh fueron los objetos de odio por irse en contra de Mulder y Scully. Kersh fue puesto de inmediato como parte de la conspiración al no defender como Skinner a sus agentes.

Tal vez con Skinner, aun sin estar en los X-Files, este caso oculto hubiese pasado desapercibido, pero por eso mismo esta este nuevo jefe que debe vigilar que no se pasen de las restricciones que les dieron.

Scully intenta dar la excusa de –pasábamos por aquí y nos encontramos este caso- y puede que técnicamente funcione (de hecho no hay objeción de Kersh, él pudo haber sacado de ahí a Scully con cuarentena y todo y poner a Spender y Fowley a cargo, pero las necesidades de guion eran otras) pero no lo hizo, tal vez también por el pequeño detalle de tener a Mulder como rehén. Sus palabras finales son contundentes, “en este punto yo quiero ver a Mulder vivo más que usted”.

No me lo creerán pero no odio completamente a Kersh, es simplemente un peón y él también tiene que hacer su trabajo, con esa ira contenida y muy asolapado (How is Southern Idaho? Agent Scully? Southern Idaho? Think carefully) sin duda ya hace verle a Scully en el tremendo problema en el que están. Buen villano, sigue su propio método.

Carter y su pandilla decidieron darles problemas a los agentes y así debe ser, por más que nos parezcan desagradables los papeles de los malos, bueno, es que así deben ser, tal vez nos tenían mal acostumbrados con los del consorcio que en ultimas nos caían bien.

Mientras Scully recibe la bala de Kersh y también decide guardarla porque el regaño solo será efectivo si salen vivos, no pierde tiempo con estas preocupaciones y sigue con la investigación. El otro cuerpo era de un medidor.

Mientras tanto en el carro de la discordia, Mulder se atreve a decirle Crump al señor Crump y esto desata la ira total. Señor Crump define mucho de este personaje (así como su grito de Drive) y nos hace tener un momento de reticencia a sentir compasión por él.

Dice la leyenda que Bryan Cranston estaba por ahí por los estudios Fox porque estaba un pequeño proyecto llamado Malcom in the Middle del cual era parte. Gilligan se interesó en el para Crump pero el look y los antecedentes no le sonaban mucho. La solución del actor fue presentarse con el look desprolijo y sin afeitar, lo que convenció al señor Gilligan (y un buen casting, claro). Años después recordaría su actuación en este episodio y lo tendría en cuenta para una serie llamada Breaking Bad. Como les dije, The X-Files envejeció bien y guarda muchas cosas que van cobrando vigencia aun años después. Algunos no veían en su época el potencial de Cranston para el drama, pero Drive fue un buen puente que le daría muchos frutos en el futuro.

De los puntos fuertes del actor en esta interpretación es lograr llegar al final del episodio queriendo que su personaje se salve, aun cuando haya comenzando con el pie izquierdo con los fans. Motivo: se las carga contra Mulder y evidencia claramente estar en el promedio americano de tener algún prejuicio. Gilligan lo provee de entre todos los existentes, con el antisemitismo.

Punto en la serie en donde Crump va a preguntar directamente si Mulder es judío y aunque este no se lo contesta (y responde con una pregunta) él se lo va a tomar como que si y lo sacará a relucir más adelante, su discurso de odio es interrumpido por una nueva variante ya advertida por nuestro agente, deben ir en dirección oeste para mantenerlo con vida.

Scully decide organizar una salida nocturna y ver que fue lo que pasó en la residencia Crump. La escena es tal vez de lo más surrealista posible en este capitulo regido por escenas de carretera y desierto. Casi en misión espacial por los trajes y el sonido se registra el terreno.

Los perros son una advertencia de lo ocurrido, de estar en lugar donde la enfermedad se desarrolló.

Scully ya está preparada para la exploración a Marte.

Para hacer más awkward la visita de Scully, tenemos la increíble escena con la vecina de los Crump, un susto de ataque cardiaco el que todo el equipo en trajes le llevo a esta señora que no tenia ni la menor idea de todo el apocalipsis que sucedía a su alrededor. No podía llegar en mejor momento y para una investigación científica un agente no infectado. Por supuesto esto le hará concluir a Scully que el agente patógeno tiene que ver con el sonido y por eso se quita el casco de su traje de protección. Si lo que sucedió fue un sonido y no han caído muertos como los demás, pues si, el traje no es necesario. Scully se juega la carta de que no sea un sonido permanente, sino algo que ya sucedió y esto la hará llegar al punto inicial de todo esto.

Mientras esto sucedía, Crump y Mulder intentaban crear lazos emocionales. La noche también llegó para ellos y ahora deben pasar el tiempo solucionando el rompecabezas de lo que sucedió. Crump parece haber cedido un poco a hablar con su rehén. Aunque no cede en sus prevenciones.

Mulder se disculpa por la muerte de su esposa y solo crea que el debate judío FBI aparezca. Crump culpa a Mulder, al FBI y al gobierno por lo que pasa basado en lo que ve en las noticias, en los hechos que se nos van presentando donde los experimentos fallidos en la población civil suceden y al final nadie se responsabiliza. Pese a partir de la discriminación y antisemitismo, Crump siempre acertó, solo que precisamente tiene como conductor al hombre que ha intentado bajo todos los métodos desenmascarar todas estas conspiraciones. Pero eso él no lo sabe, él se pregunta, este hombre me quiere ayudar o es parte de los que me hicieron esto y su labor es mantenerme con vida para ver que ocurre, es un fiel seguidor del lema trust no one.

Lo interesante del capitulo para Mulder es encontrarse cara a cara con una victima de las atrocidades que veía diariamente en los X-Files y no poder hacer nada al respecto, solo conducir, situación que no puede ser permanente, es una situación limite donde no tienen agua, comida, descanso y por supuesto, se acaba la gasolina.

El cambio de gasolina resulta ser un tanto desastroso y como puede Mulder cambia de auto (frustrante gasolinera) y mantenerse en drive, pero esto solo nos recuerda que estamos frente a un gran callejón sin salida, Crump no podrá soportar esto por mucho tiempo más.

No si Scully no encuentra las respuestas, le corresponde a ella encontrar que ocurrió y que hacer para revertirlo. Encontrar que esto no es más sino obra de los militares no ayudara mucho porque eso significa que todo estará clasificado.

Area 42 apun no ha recibido los permisos necesarios para hacer la prueba de conducir a toda velocidad escribiendo una nota. ¡Seguirmos intentandolo!

Crump también sabe que las cosas no van a ir mejor pero parece por fin ceder en su persecución a Mulder, muy a su forma pero lo va haciendo.

Tarda un poco en llegar pero llega, tanto la identificación y afecto por el personaje como este su actitud frente a su rehén. Crump al comienzo no pareciera ser un personaje al que le tuviésemos simpatía, pero hablamos claro de Gilligan y sin duda logra construir un personaje que nos sorprende, y con el que nos llegamos a identificar.
Termino conmoviéndome, me dio en el punto sensible de mi razón, era solo una persona común que una mañana despertó y se encontró con toda una tragedia. Todo un ejemplo de que la vida te cambia en un segundo. En esto no hay un manual de etiqueta y aunque comienza dando ordenes, termina haciendo equipo con Mulder, ¿por qué? En el fondo viven lo mismo, son víctimas de “ellos” y Mulder se siente comprometido a salvar a Crump. Cuando él  le dice a Mulder que no es manera de tratar a un hombre, matar su espíritu, vi un doble sentido, es aquí donde hice el paralelismo. Es una de las cosas que más me gustan del episodio. Cranston atina a mostrarnos todo el sufrimiento en ascenso de su personaje.

Scully finaliza su investigación con los responsables del proyecto Seafarber, una especie de HAARP, proyecto rodeado de teorías conspiratorias al que se le ha llegado a atribuir hasta terremotos y cambios en el clima. El Seafarber es el HAARP versión X-Files aunque no llegamos a enterarnos que tipo de cosas realizan los militares con esto o porque pueden instalar dispositivos en los patios de atrás de cualquier ciudadano.

En este caso nos enfrentamos a un accidente, así como en Chernobil, realizando una prueba de rutina algo fue mal, el problema es que la realidad afectó mucho más que una simple perdida de señal televisiva como lo quieren hacer ver. Es muy fácil creer este tipo de cosas porque ocurren una y otra vez en la vida real y seamos o no teóricos de la conspiración, los gobiernos siempre dan lo mejor de si para defraudar a sus pueblos. El Seafaber no quería experimentar con los Crump, pero si tomó su terreno sin preguntar.

Llega la mañana y tenemos un Mulder y Crump que han debido pasar una noche fatal en ese carro viejo y sin muchas revoluciones y la mano de Scully se extiende más allá de la incomunicación y de nuevo en una forma creativa logra volver a tener el vital enlace via celular con su compañero.

Al menos hay noticias y Scully se lleva mis aplausos en la solución, me emocione al escucharla, pues iba a verla en acción, en una labor contra reloj y de precisión. Aunque no es perfecta, es también dolorosa y con fallos, Crump puede quedar sordo y aquí es cuando el personaje me regala uno de los mejores momentos al decir “bueno, de los males el menor”. Esta es una de esas frases que X-Files no se invento ni nada parecido pero que asocio a la serie directamente y cuando la aplico en mi vida cotidiana tengo es el recuerdo de l capitulo, del momento y la aplicación se vuelve x-phile.

Es la primera vez en el capitulo que nuestro personaje ne desgracia tiene un poco de fe de salir bien de la situación. Su ejercicio de Drive!! No tenía un propósito muy elaborado al de solo mantenerse con vida, pero lamentablemente el guion nos tenia preparada otra historia y nuestro señor Crump no llegó para recibir la ayuda de la doctora Scully.

La muerte de Crump desilusiona, de todos los finales que tienen que sacrificarse y ser tristes o trágicos hubiese dado mi reino para que este no fuera así. Me dolió la forma como llega el auto y toda la anticipación se esfuma. No puedo dejar de pensar en los momentos previos, en la angustia en ese carro, en la forma tan horrible como Crump abandonó el mundo. No es la forma, simplemente no la es.

Pero Drive no termino ahí, con la frustración de todo acabado. Termino en una forma irónica y que nunca había imaginado, pasándole cuenta de cobro y regaño a nuestros agentes. Kersh firma completamente sus intenciones con el equipo freelance paranormal y es el de cero tolerancia. Nuestros agentes no están acostumbrados a esto, tal vez a los regaños si, pero no a ser castigados por llevar a cabo su labor.

No ayuda que Crump no haya sobrevivido, que se haya gastado hasta en un helicóptero y que la escapada que nadie iba a notar terminara con la naval involucrada. Mulder debe también entender esto en esta primera parte de la temporada. No se puede controlar un X-Files, no le puedes pedir que se comporte y sea sigiloso y si rompes las reglas en busca de que no te quiebren el espíritu, hay que estar preparados para que te lo rompan el doble y te obliguen a seguir rastreando fertilizante.

El regaño mayor implica a Scully, de quien Kersh ya tiene en la mira por defender a Mulder. El nuevo jefe da también sus justificaciones en cuanto a mantener alejados a los agentes, pueden salvar a un autobús con escolares pero si es un X-File serán castigados, es su terreno prohibido ahora. Ella sale con el mismo sentimiento que Mulder pero no hay nada que poder objetar.

Hay ocasiones en la vida en las que se lucha contra la corriente, sin éxito alguno. Siempre he sentido en Drive el tema de la frustración, un trabajo que no merecen los agentes, un destino que no merecia Crump, todo un road trip para darnos cuenta que seguimos hundidos en muchos montones de estiércol. No mucho más que agregar al respecto.

DRIVE
Para nunca olvidar: La intro confundiendo a todos con un noticiero real.
Podriamos vivir sin ello: La muerte de Crump.
NOVIEMBRE 15 1998
6X02
Writer: Vince Gilligan
Director: Rob Bowman

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Drive 6×02 {2012}

  1. La sexta temporada es una maravilla vista con los años encima, para mí es la temporada que mejor envejeció y solo espero tu review de ese fantástico episodio que sigue: Triangle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s