Gillian Anderson en Reader’s Digest [Entrevista completa – Traducción]


La avalancha de noticias en el Gillian Friday retrasó la traducción que hizo de la edición de abril de Reader’s Digest. Online se puede encontrar una versión corta, para suscriptores es esta completa. Si no la han leido, he aquí la traducción

……

“Trato muy duro, de no tener la razón”
Gillian Anderson dice las cosas como son

 

Andrew Duncan tiene una entrevista turbulenta con Gillian Anderson -estrella del nuevo drama de la BBC2 The Fall– y más bien lo disfruta. Más o menos.

 

Mi encuentro con Gillian Anderson es una agitada justa, -con un resultado constantemente incierto. Ella llega, puntual al segundo, al hotel de Londres donde nos encontramos, sin las trabas de ubicuos y agobiantes censores de la fama – el agente o la persona de relaciones públicas. Pero durante nuestra entrevista, habrá un par de veces que tenga miedo de que ella pueda lanzarme encima su vaso de agua e irse.

A los 44 años, la aclamada actriz es un bonito, menudo y rubio paquete de contradicciones, cálida aunque reticente. En un momento ella es amable, inocente, casi una niña, y al siguiente, nerviosa y sospechosa.

Ella dice que el problema es que no es difícil burlarse de ella – “Los actores son carne fácil. Cualquier cosa que diga puede ser visto como pretencioso “- y jura que cada entrevista será la última. “Algunos periodistas me tienen apuntada. Hubo una de The Sunday Times en julio pasado. Oh Dios mío, fue increíble. Me impresiona que alguien pueda fingir ser agradable y el artículo resulta tan repugnante.” La entrevista menciona la “peculiar” forma en que respondió cuando se le preguntó si tenía pareja, parecía burlarse de su “habla de terapia” y exageró el hecho de que recientemente había asistido a la fiesta ‘Lesbian Ball’ ofrecida por la revista Tatler (junto con muchas otras mujeres heterosexuales) después de que ella le dijo a otro periodista que había tenido una relación lésbica en la secundaria.

La razón por la que estoy aquí es para hablar de la nueva serie The Fall de BBC2. Gillian interpreta a la Detective Superintendente Stella Gibson, una funcionaria de la Metropolitana en comisión de servicio en Belfast tras la pista de un asesino en serie. Es inusual, porque a los espectadores se les muestra la identidad del asesino desde el principio, haciéndolo un intrigante juego de gato-y-ratón.

“Creo que tiene el potencial de llegar a los espectadores en un nivel más profundo del que ellos están acostumbrados,” dice Gillian, quien ayudó a editar la serie, utilizando asesores de la policía en el set para hacer la historia creíble. El guion [por Allan Cubitt] es complejo y tiene un profundo entendimiento de la naturaleza humana. Estoy intrigada con Stella. No es lineal como Scully [la agente del FBI que Gillian interpretó estupendamente bien en The X-Files], ni autoritaria o mezquina. El ego no rige su conducta.”

En un momento determinado, Stella conoce un detective en la calle y de inmediato le invita a su habitación de hotel. “Ella está cómoda con su propia sexualidad. La escena refleja a una de las víctimas del asesino en serie, que ha estudiado una tribu donde una mujer puede ver a un hombre que encuentra atractivo, pasar una noche placentera, marchándose él la mañana siguiente. No hay compromiso. Es placer, aunque no estoy segura de que pueda funcionar en nuestra sociedad.”

A pesar de su entusiasmo por la serie, ella es cautelosa. “Muchas veces he filmado algo que parece especial, pero cuando ve la luz del día, sólo un pequeño grupo está de acuerdo. Es una sensación extraña, triste, pero esa es la naturaleza del negocio. En realidad, es un milagro cuando se hace algo bueno porque muchas cosas pueden salir mal.”

Ella ha interpretado anteriormente un montón de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley – desde Scully hasta un agente del MI7 en el Johnny English Reborn de Rowan Atkinson. Aun así, el éxito perenne de las películas de policías la desconcierta ligeramente.

“Ha habido series de tv muy eficaces -The Wire, NYPD Blue -y ahora series basadas en mujeres como The Killing, de la que yo era adicta. Es evidente que algo funciona, pero no tengo ni idea de lo que es porque no suelo verlas.”

Gillian nació en Chicago y se mudó a Crouch End, en el norte de Londres, a la edad de dos años. Su padre estudió en la Escuela de Cine de Londres, -a dirigir una empresa de post-producción- y su madre trabajaba como analista informático. Cuando Gillian tenía 13 años, la familia volvió a los Estados Unidos y vivió en lo que ella pensaba era la sofocantemente provincial Grand Rapids en Michigan, donde sus padres tuvieron dos hijos más. Ella estaba celosa de ellos y se rebeló al convertirse en punk con un arete en la nariz, tiñó su cabello de rojo y un novio músico diez años mayor.

Se estremece. “Era promiscua, bebía mucho y afortunadamente salí del otro lado.” Sus compañeros de clase la votaron como “La chica con más posibilidades de ser arrestada”. Tenían razón. Fue detenida por la policía durante la noche de la graduación “cuando traté de cerrar con pega las rejas de la escuela. Estoy bastante segura que fue la única vez, sin embargo”.

Después de actuar en la escuela y en la universidad, se convirtió en profesional, y sólo tenía 24 años cuando fue elegida en The X-Files, un show de sci-fi inicialmente de bajo presupuesto que se convirtió en un sorprendente éxito en todo el mundo durante los próximos nueve años.

Mal preparada para la publicidad, lamenta que posó en ropa interior para FHM -cuyos lectores la eligieron como la mujer más sexy del mundo. “Yo era muy ingenua.”

Cuando The X-Files terminó, regresó a Londres, donde ella sentía que estaría menos encasillada y sería capaz de encontrar más obras de teatro. Sin embargo, su debut en el West End en 2002 con ‘What the Night Is For‘ fue desdeñosamente menospreciado por algunos críticos por atraer un auditorio de X-Philes, más que “apropiados” aficionados del teatro.

“Incluso ahora estoy encasillada en América. Entiendo eso. Se preguntan lo que he estado haciendo. No se dan cuenta que soy una actriz de carácter – aunque hago un montón de trabajo.”

“Si no me sintiera tan feliz en Londres subiría a un avión e intentaría desesperadamente recordárselo a todo el mundo, pero no van a ofrecerme una Bleak House [interpretó a Lady Dedlock en la serie de BBC1 de 2005] o una The Crimson Petal and the White [la adaptación de BBC2’s de la novela épica de Michael Faber, en la cual hizo el papel de una dueña de burdel victoriano].”

En 2009, fue nominada a un premio Olivier a la mejor actriz de teatro como Nora en una producción de Ibsen, Casa de muñecas. “He interpretado mi cuota de personajes fuertes porque los puedo llevar a cabo, independientemente de si soy o no soy yo misma.” ¿Y es usted?, pregunto. “Sí. ¿Pero no estamos aquí para hablar de nuevas ideas? Veo que esto va a terminar siendo terrible.”

Recientemente, ella ha hecho varias películas, aún por estrenar, incluyendo ‘Mr. Morgan’s Last Love“, con Michael Caine y ‘I’ll Follow You Down ” con Rufus Sewell. “¿Qué otra cosa puedo hacer sino trabajar? Estoy solo en mis cuarenta. Y probablemente solo lo hago seis meses al año. Generalmente paso dos o tres semanas. The Fall fue mi mayor compromiso por un largo tiempo. Me gustaría interpretar a Blanche Dubois [en Un Tranvía Llamado Deseo de Tennessee William]. Parte de mí siempre ha querido hacer “arte”. Esperemos que en la década de mis setenta, cuando haya terminado con mi trabajo ‘popular’, voy a permitirme hacer más.”

¿Eso es frustrante? “¿Por qué estamos hablando de mí como frustrada, en una caja? Me alucina. No estoy frustrada”.

En efecto. Volvemos a un tema más seguro – su afecto por Gran Bretaña. “Londres es mi ciudad favorita del mundo. Me encanta todo sobre ella – es un gran lugar para la crianza de los hijos y hay muchos espacios verdes. La gente en la industria británica de los servicios es estupenda. Y, por la gracia de Dios, no tengo paparazzi afuera de mi puerta. Sería una pena regresar a Estados Unidos, aunque yo nunca diría nunca. Sería por el trabajo. O amor.”

Ahora estamos de vuelta navegando en aguas agitadas. En 1994, se casó con el asistente del director de arte de X-Files, Clyde Klotz y tuvo una hija, Piper, ahora de 18 años. El matrimonio se separó en 1997. En 2004 se casó con el documentalista Julian Ozanne, pero se separaron dos años después, cuando ella estaba embarazada del empresario Mark Griffiths. Ella y Mark tienen dos hijos, Oscar y Félix, pero anunció su separación el pasado mes de agosto.

Ha confesado antes que hay “una lista enorme” de cosas que hacen difícil convivir con ella. Sugiero – posiblemente injustamente, seguramente indiscretamente – que podría ser no muy buena en las relaciones.

Ella jadea, “Esa es una afirmación muy atrevida. Oh, ¡Dios mío! ¿De verdad dijo eso? Estoy sorprendida, y me pregunto si debo contestar. Me ha zarandeado completamente.” Sin embargo, ella se ríe.

Pregunto cuán feliz es. “¿Hay alguien siempre feliz?”, Dice. “Cada día es diferente. ¿Pero qué más da? ¿Por qué no podría ser feliz por mi vida personal? He tenido momentos fabulosos con hombres fabulosos. No hay nada malo en ello.”

Ella está pensativa durante un rato, luego añade, “trato muy duro, de no estar en lo correcto, tanto. Esto es importante en la vida. Estoy de acuerdo con la frase: ‘Prefiero ser feliz que tener razón’, pero a veces es difícil. Se siente bien estar en lo cierto. Definitivamente no lo estoy todo el tiempo. Tengo un montón de gente para decirme eso. ”

¿Todos esos hombres? Intento frívolamente, sin éxito. “Yo no he dicho eso. ¿Puede ver usted lo increíblemente provocador que fue decir que no soy buena en las relaciones? Usted pretende ser un amable y maduro caballero y entonces dice algo como eso. Es insólito. ¿Por qué es mi responsabilidad mantener una relación?”

Reflexionamos en eso, entonces ella sonríe – es su turno de ser irónica: “Muy bien, cariño, estás en lo correcto. ¿Es eso lo que quieres? “Y ella se va, todavía riendo y de buen carácter. Eso espero.

 ** Gracias a Cathy O’D @l0islane por el escaneo de la entrevista.

Anuncios

4 comentarios sobre “Gillian Anderson en Reader’s Digest [Entrevista completa – Traducción]

  1. Muchas gracias por la traducción!!…Me encanta que sea tan Gillian, es decir, ella habla de frente, dice lo que piensa y como lo piensa. El hecho de que sea tan auténtica, más allá de lo excelente en su actuación, hace que admire mucho más :)

  2. Qué onda con el reportero que se pone a juzgar la vida amorosa de Gill en la nota, de cualquier forma G torea las preguntas muy bien, pero qué incómodo, pensé que estaba leyendo el TVNotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s